Entradas

Lo que es normal para ti, es mágico para ellos

Me siento a escribir este post sobre Embarazo y crianza y, según mi agenda, veo que me toca la parte de Crianza, porque la última vez escribí sobre mi embarazo. Entonces, me pongo a pensar… En seguida me viene a la cabeza lo que hablábamos con mi marido el otro día: la paciencia que hemos desarrollado desde que somos padres. ¡Y eso que no nos podemos quejar, porque Bruno es un niño muy fácil y duerme muy bien por las noches! Sin embargo, igualmente, hay muchos momentos en los que tenemos que respirar, contar hasta diez, y… Ooooommmm. Ni me quiero imaginar a los papás y mamás que no duermen, que tienen que hacer malabares para que sus peques coman o que los tienen con fiebre cada dos por tres.

Este post es muy realista, pero le daré un toque de ironía porque, al fin y al cabo, describe situaciones reales que vale la pena que nos tomemos con humor.

Primer episodio: el otro día volvíamos en coche de pasar el fin de semana fuera. Veníamos del Empordà. Una hora y media larga de coche y Bruno había hecho la siesta justo antes de subir al coche (¡gran error!), así que no se durmió en todo el viaje. Primero íbamos cantando, mirando los coches y motos que pasaban por la autopista… pero estas distracciones duraron quince minutos, veinte como máximo. Después, empezó el ¡Mami, milaaaaa! (su versión de ¡Mami, mira!). Cada cosa que veía o hacía, me decía ¡Mami, milaaaa! Se estaba aburriendo, y me iba explicando, a su manera, todo lo que veía o todo lo que le venía a la cabeza. Iba llamando mi atención para que estuviera pendiente de él. ¡Me giré tantas veces a mirarle! Creo que más de cien, en serio. Y terminé con tortícolis en el cuello.

Segundo episodio: mi hermana ha estado casi un mes fuera de viaje. Bruno la adora (y ella a él, claro) y casi cada día me preguntaba ¿Y Paula? Yo le respondía Se ha ido de viaje en avión. Y ya decía Paula, avión. El día que volvía le fuimos a dar una sorpresa a su casa cuando llegó. Le expliqué a Bruno que iríamos a casa de Paula porque ya había vuelto “del avión”. Pues se pasó toooodo el día (pero todo, de verdad) preguntándome ¿Casa Paula? (su manera de decir ¿Vamos a casa de Paula?). Cada diez minutos o así, me lo iba preguntando. Había algún rato que se le olvidaba, pero luego se volvía a acordar y otra vez lo mismo. Desde las diez de la mañana, hasta las seis de la tarde, cuando por fin fuimos a casa de mi hermana.

Tercer episodio: nueve de la mañana, justo antes de salir hacia el parvulario. Recién vestido y peinado, pañal limpio, mochilita preparada… Me voy un momento a la cocina a buscar el tupper que me llevaré para comer y oigo un ruido enorme de repente! Voy a su habitación y había tirado toooodos los Legos que tiene. Los había sacado de su caja y todos por el suelo. Pensé que en ese momento no daba tiempo de recogerlos, teníamos que salir de casa porque si no llegaríamos tarde y empezaríamos mal el día. Podría haberme puesto histérica, gritarle, decirle que el día antes me había pasado toda la tarde ordenando su habitación. Pero no, no lo hice. Pensé que no pasaba nada, que por la tarde ya lo recogeríamos. ¿Qué más da? Flexibilidad y paciencia son dos palabras clave que me encantan desde que soy madre.

Estos tres episodios son un pequeño ejemplo para contarte que el día a día con un niño, con un bebé, o con un toddler (palabra inglesa que me gusta mucho y que hace referencia a los peques de uno a tres años) muchas veces es cansado, incluso agotador, pero nos hace desarrollar muchísimo nuestra paciencia. Además, como ya sabrás si eres mamá, aunque casi no tengamos tiempo para nosotras y estemos agotadas después de la “doble jornada laboral” (la de trabajo y la de estar con nuestros hijos), nos compensa muchísimo ver que ellos crecen felices y que nuestro tiempo es oro para ellos.

Cuando estaba terminando de escribir este post, me acordé de un vídeo de estos que veo por Facebook y me guardo porque me gustan mucho y sé que los usaré para algo en un futuro.

Éste me llegó al alma porque es súper real y por la frase del final, que me hizo saltar las lágrimas. Lo único que no me gustó es que muestra que la madre está todo el día con sus hijas, lo hace todo, y el padre sólo llega a casa para darles las buenas noches y preguntarles cómo les ha ido el día. Aparte de esto, que encuentro bastante machista, el vídeo es genial.

Lo normal para ti… es mágico para ellos. Muchas veces lo pienso. Cuando estamos todos manchados porque ha comido macarrones con tomate y tengo que poner a lavar el babero, el pijama, la funda de la trona y fregar el suelo de debajo de donde ha comido, tendría dos opciones: o desesperarme, quejarme y decirle “el próximo día te daré yo los macarrones para que no te manches, porque esto es un desastre” o sonreír, pensar en lo que ha disfrutado saboreando sus macarrones, en lo mayor que se ha sentido comiendo solo con su tenedor pequeñito y haber disfrutado de este momento de risas que hemos pasado los dos. Porque, como resume el vídeo al final, lo que es normal para nosotros, para ellos es mágico.

Pues eso, que ojalá todos los problemas fueran estos y no olvidemos que todos los momentos divertidos, de amor y de alegría que pasemos con nuestros hijos, quedarán grabados en su mente y en su alma para siempre.

El frasco de la vida en versión infantil

Hace unos días me topé con un vídeo cuyo mensaje es recordarte las cosas importantes de la vida. Creo que, esta vida tan acelerada que llevamos (o por lo menos a veces, yo), nos lleva a olvidar lo que es realmente importante. Los días pasan rápidamente y, conforme vamos creciendo, más.

Trabajar con niños conlleva una enorme responsabilidad. Cada palabra, información, tono y reacción son determinantes para la formación de nuestros pequeños. Cuando vi este vídeo pensé que esta idea se podía transformar en una actividad dedicada a mis niños, me puse a trabajar en ello y hoy he decidido compartirla con vosotros. Primero, os muestro el mensaje inspiracional y, después, mi idea bombero.

Hace mucho tiempo un anciano profesor reunió a todos los alumnos de su clase y sin decir palabra, tomó un frasco vacío y grande de boca ancha, y procedió a llenarlo con pelotas de golf. Luego le preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno.
Los estudiantes respondieron que sí.
Así que el profesor tomó una caja llena de canicas y la vació dentro del frasco. Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf y el profesor volvió a preguntarle a sus alumnos si el frasco estaba lleno y ellos volvieron a decir que sí.
Luego el profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto, la arena llenó los espacios vacíos y el profesor preguntó nuevamente si el frasco estaba lleno.
En esta ocasión los estudiantes respondieron con un ¡¡ sí!! , rotundo.
El profesor enseguida agregó 2 tazas de café al contenido del frasco y efectivamente llenó todos los espacios vacíos entre la arena.
Los estudiantes no lo podían creer. Cuando la risa se apagaba, el profesor dijo:
– “Quiero que se den cuenta que este frasco representa la vida. Las pelotas de golf son las cosas importantes, como la familia, los hijos, la salud, los amigos… las cosas que te apasionan. Son cosas que aun si todo lo demás lo perdiéramos y sólo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas.
Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el coche, etc.
La arena es todo lo demás, las pequeñas cosas.
Si ponemos la arena en el frasco primero, no habrá espacio para las canicas ni para las pelotas de golf. Lo mismo ocurre con la vida. Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes.”
Uno de los estudiantes levantó la mano y preguntó qué representaba el café. El profesor sonrió y dijo:
“Sólo es para demostrarles que no importa lo ocupada que tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo.”

Interesante, ¿no? Estuve un tiempo considerable haciendo una lista de las cosas más importantes, primero para mí y después para los niños. Realmente fue un ejercicio ponerme a pensar y priorizar. Los adultos tenemos nuestras prioridades, algunas veces más claras que otras pero este post está dedicado a los pequeños, así que aquí vamos.

Para hacerlo más divertido, decidí cambiar las pelotas de golf por pelotas de ping pong. ¿Por qué? Aparte de que personalmente pienso que el ping pong es más divertido que el golf, son más fáciles de pintar. Muchos conocéis mi poca habilidad para dibujar, pero como tenía muchas ganas de hacer esta actividad hoy seré muy valiente y os mostraré mis dibujos.

Para mí el amor y el cariño son fundamentales. Creo que es básico enseñarles a nuestros niños lo importante que es querer y cuidar a la familia, a los amigos, y a nosotros mismos. Con esto, tendríamos cubiertas nuestras pelotitas de ping pong. Comencemos por la familia: nuestros padres, abuelos, tíos y primos, nuestra mascota, etc. Según lo grande que decidáis sea el frasco, las pelotas que dediquemos a esto.

La salud representa un amor y un cariño hacia nosotros mismos, esto podríamos representarlo a través de buenos hábitos como lo son: comer bien, hacer ejercicio, dormir suficiente, reírnos mucho, meditar y relajarnos.

Las personas que decidimos nos acompañen en el camino, también son muy importantes. Esas personas que van a nuestra clase, que se sientan a nuestro lado en el comedor, que juegan con nosotros en el patio, que comparten las mismas inquietudes, que tienen las mismas preguntas y sobre todo que crecen al mismo tiempo que nosotros. Esas personas que llamamos amigos y están ahí para apoyarnos en todo momento. Me pongo muy sensible con este tema porque al estar fuera de mi país y lejos de mi familia, los amigos para mí son fundamentales. Son esas personas que me han ayudado y guiado por el camino y que considero importantísimo cuidar y querer.

En el texto del mensaje no aparece nada sobre cuidar el mundo en el que vivimos, pero ya nos conocemos y saben que mi vena ecologista salta en todo momento. Me parece imprescindible inculcarles a nuestros pequeños el amor por el mundo en el que vivimos, así que yo dibujaría esto en una gran pelota de ping pong.

Ahora bien, continuemos con las canicas. Encontré en nuestro almacén unas bolitas de porexpan más pequeñas que las pelotas de ping pong y me parecieron geniales para reemplazar las canicas. De acuerdo al mensaje, las canicas son las “otras” cosas que importan. Cuidar de nuestra casa y de nuestras cosas es muy importante, ir contentos a la escuela y aprender mucho, decidir junto a nuestros padres las actividades después del cole que más nos gustan y disfrutarlas.  Me parece que aquí es fundamental que nos sentemos con ellos y les preguntemos qué cosas les gustan, qué es lo que creen ellos es importante y ayudarlos a priorizar según los valores que queramos inculcarles.

La parte de la arena puede ser muy divertida. Si tenemos sal y colorante en casa, podríamos hacer sal de colores. La arena representa las pequeñas cosas como los juguetes, la ropa y otras cosas materiales que son importantes pero no imprescindibles para ser feliz. No es necesario tener las bambas más molonas o el juego más tecnológico.

Continuamente me encuentro con lecciones como éstas que me ayudan a recordar lo que es fundamental para ser feliz y a poner las cosas en su lugar. Creo firmemente que,  si adaptamos estas lecciones con mensajes que nuestros pequeños puedan entender, que estén relacionados con sus intereses según la edad que tengan y según lo que les guste, seguramente de mayores no necesiten continuos recordatorios de lo que es más importante. A mí me hubiese encantado tener una profe que me enseñara estas cosas. Ya os contaré qué tal me va cuando haga la actividad con mis alumnos.

Pues con esta entrada nos despedimos del blog por unas semanas. Este viernes es el último día de casal de verano y todo el equipo nos vamos de vacaciones (muy merecidas, creo yo). Muchas gracias por este increíble año escolar, hemos aprendido muchísimas cosas y, gracias a vosotros, hemos crecido mucho más. Nos vemos en septiembre, ¡feliz verano a todos!

 

¿Y los niños, qué?

El 15 de marzo el 20 minutos en su portada tenía esta foto y lo primero que pensé fue: ¿y los niños, qué?

Hace unos días el mismo diario publicó un aviso preventivo en Barcelona por contaminación atmosférica. Qué horror.

Está claro que el tema de la contaminación nos preocupa a muchos desde hace tiempo y es muy correcto que ahora decidan tomar medidas necesarias para reducirla. A mí me parece que estas medidas son más políticas que nada pero bueno, algo es algo. Soy fiel creyente de que todo comienza con la educación y creo que habría que impulsar (mucho) más la educación medioambiental en los más pequeños. Finalmente son ellos quienes vivirán aquí en unos años y, algunos adultos que llevan coche, los que se están cargando el mundo.

Trabajo con niños desde hace años y debo decir que en cada clase que doy intento inculcarles el amor por el mundo en el que vivimos. Estamos trabajando en un proyecto para el mes de abril y, buscando ideas, me di cuenta de que el próximo 22 de abril es el Día de la Tierra. Entonces, decidí desarrollar actividades, juegos y dinámicas que tuvieran que ver precisamente con esto, con cuidar el único planeta que hoy tenemos.

En este post encontraréis algunas ideas y actividades que más me gustaron para poder hacer con vuestros hijos, tanto en casa como en la calle. Me encanta la idea de podernos involucrar todos y aportar nuestro granito de arena.

Comencemos con la “Nature walk”. Este recurso que encontré en Teachers pay teachers, una web que comparte recursos educativos muy buenos y que me gusta mucho.

Me parece importantísimo comenzar con una actividad tan sencilla como ésta para que los pequeños sean conscientes de lo que tienen a su alrededor. Así, ellos pueden ir contando las hojas, abejas, árboles, etc., que van viendo por la calle. También podéis discutir dónde encontráis más animalitos, dónde hay más hojas, etc. Con esta actividad, aparte de repasar vocabulario, podéis practicar los números en inglés y hacerles preguntas como: How many bees did you see?

Nosotras lo que haremos será imprimir la hoja en A5 para que la puedan llevar fácilmente. La colorearemos y decoraremos a nuestro gusto y, cada vez que vayamos al parque, observaremos. Tengo muchas ganas de tumbarme con los niños mirando al cielo y buscarles formas a las nubes, ¡hace tanto tiempo que no lo hago!

The Dad Lab es una página que, sino conocéis, os la recomiendo muchísimo. Es un papá a tiempo completo de dos niños monísimos de 2 y 4 años. La siguiente actividad me encanta porque es una oportunidad de comenzar a concienciar a los más peques del mundo en el que vivimos al mismo tiempo que practicamos la psicomotricidad. Los materiales son muy básicos (algodón, agua y colorante azul y verde) y dibujos de la tierra. Cuando quiero explicarles a mis niños en un mapa dónde estamos siempre comienzo por lo más sencillo: nuestra casa, el barrio, Barcelona, Cataluña, España, Europa…y, si tenemos amigos que viven en otras partes del mundo, ¡aún más sitios que enseñarles!

Cuando cuento las actividades que quiero hacer con mis niños muchas veces me preguntan ¿pero a ver, tan pequeñitos se enteran? Sí, quienes no nos enteramos de lo grave del asunto medioambiental somos nosotros, los adultos. Hoy que venía caminando al trabajo vi como una señora (muy mona ella) se bajaba del taxi con su hijo de unos 9 años y dejaba su vaso de café para llevar en la acera. Soy una persona muy explosiva y juro que trabajo cada día para no tomarme personalmente las cosas que hacen los demás pero, ¡esto no! Esto sí que me lo tomo personal, finalmente todos vivimos aquí y, si cada uno ponemos de nuestra parte, estoy segura de que podríamos hacer una gran diferencia. Mis amigas me ven con cara de loca cuando recojo una lata del suelo (por cierto, el vaso de la señora lo recogí muy enfadada y lo tiré a la basura) o cuando cojo los plásticos estos de las latas y los rompo porque pienso en las tortuguitas y peces que mueren todos los días ahogados por la basura de los demás. Pensando en estas cosas me dan ganas de llorar, de verdad. Así que aquí dejo de escribir.

¡Espero que disfrutéis mucho las actividades que proponemos!