Entradas

El Método Rainbow

¿Conoces el Método Rainbow? Yo no lo conocía hasta hace unos días, cuando lo descubrí por casualidad leyendo un artículo. Lo encontré súper interesante y decidí que sería tema del post de hoy

Se trata de un sistema educativo que potencia los primeros años de vida a nivel cerebral (de los cero a los cinco años) a través de siete culturas diferentes con profes nativos especialmente entrenados para enseñar el Método Rainbow. Los niños y niñas aprenden, al mismo tiempo, el idioma y la cultura: español, inglés, ruso, árabe, mandarín, japonés e hindi. Es lo mismo que ir a una guardería en la que juegan a ser de varias culturas y hablan en sus respectivos idiomas. Para ello, el centro ambienta y decora cada aula según la cultura asociada con el profesor nativo correspondiente. De esta forma, los niños se sienten parte de las siete culturas impartidas. ¿No lo encuentras genial? Para mí, lo es. El único aspecto negativo que tiene es que es sumamente elitista y caro (prácticamente impagable para la mayoría), pero el método en sí es una pasada.

Foto: Rainbow Center Miami (Twitter)

El Método Rainbow fue creado en 2006 en New York por el físico y matemático Keith Rainere, que fue reconocido en 1989 por el Libro Guinness de los Récords como una de las personas con el coeficiente intelectual más alto del mundo. Según las propias palabras de Rainere, siguiendo la filosofía de la escuela, la exposición a varias culturas aumenta la capacidad de sentir alegría. Esto se basa en que la arrogancia cultural (xenofobia) es la base de prejuicios que llevan a odios y guerras innecesarias. Al crear una conexión emocional con otras culturas a través de una exposición temprana y desde un prisma de humanidad y compasión, creamos tolerancia internacional y apreciación por las diferencias.

Es decir, que además de ser un método muy interesante a nivel académico y lingüístico, también lo es a nivel emocional y cultural. Las escuelas Rainbow buscan crear experiencias increíbles en los niños estando en un solo lugar (en la guardería), sin tener que viajar a países lejanos para empaparse de su cultura. La filosofía Rainbow tiene en cuenta que la etapa entre los 0 y los 5 años es una etapa crítica y de máxima plasticidad del cerebro, en la que se sientan las bases para un correcto desarrollo emocional, físico e intelectual de cada persona. Como siempre digo, la infancia es sagrada y debemos cuidarla al máximo.

Como os mencioné al principio, tuve la suerte de encontrarme con un artículo que hablaba de este método. Hojeando una de estas revistas de famosos, que a veces son muy divertidas, encontré el artículo que habla de que la mujer de Alejandro Sánz ha abierto su Escuela Rainbow en Miami y sus dos hijos están siendo educados siguiendo este método. Me entró la curiosidad y me puse a investigar. Los vídeos de su hijo de cinco años leyendo en ruso y jugando en árabe impactan. Realmente impactan. Como dice Raquel, cuando está en el aula de ruso, mi hijo piensa en ruso y habla con la profesora en este idioma, no traduce. Claro, es la mejor forma. Qué suerte poder aprender así, ¿no? Si no fuera porque cuesta 120.000$ por curso (casi 100.000€)…

Foto: Blog “Loving Miami” (hola.com)

De momento hay centros Rainbow Cultural Garden en Londres, New York, Miami, México DF, Guadalajara (México) y Monterrey (México). Está previsto que abran uno en Madrid en 2018-2019. Cuando abran, haremos una escapadita a Madrid para ver las instalaciones y cómo funciona el centro. ¡Seguro que es una pasada! Eso sí, sólo al alcance de muy pocos bolsillos.

Tampoco tan terribles

Es mío, yo solo, tú no o no quiero. ¿Te suenan? Entonces es que tienes algún hijo o hija de más de dos años y que estáis (o ya habéis estado) inmersos en la primera adolescencia.

Yo no tenía ni idea de que existía esta fase hasta que la he vivido con Bruno. De hecho, la estoy viviendo. Es una etapa que tiene muchos nombres: terrible twos, la primera adolescencia o la edad del “yo”. En ella los peques pasan de bebés a niños, se dan cuenta de que tienen su propia identidad y de que pueden elegir y hacer cosas solos, sin la ayuda de un adulto. Es el inicio de la independencia infantil, están constantemente aprendiendo, experimentando y descubriendo cosas nuevas. Por eso es una edad difícil, pero mágica. Suele durar desde los dieciocho meses o dos años (depende del niño) hasta los tres o tres y pico.

Te darás cuenta de que tu hijo ha entrado en esta etapa cuando su respuesta al noventa por ciento de las preguntas sea un “no” enfadado o desafiante, cuando las rabietas estén a la orden del día, cuando lo veas rebelde y caprichoso. Estos son algunos de los comportamientos. No tienen que tenerlos todos, algunos niños, como Bruno, no hacen tantas pataletas pero sí pasan una época de mandones y gritones. Todo depende de cómo sea el niño o la niña. Lo que sí se cumple en la gran mayoría de los casos es que recurren a diferentes estrategias para intentar llamar la atención de los padres.

Te estarás preguntando: ¿y qué puedo hacer para ayudar a mi hijo a sobrellevar esta etapa lo mejor posible? Pues aquí tienes unos cuantos consejos:

  • Crear rutinas diarias y respetarlas, para que tenga una vida ordenada y pueda anticiparse a lo que tocará después.
  • Darle mucho cariño, aunque a veces te saque de quicio. Cuando tengas ganas de pegarle un grito, abrázale. ¡Ya verás cómo cambia su estado de ánimo! Cuando Bruno hace alguna gamberrada y, en vez de gritarle, le abrazo y le digo “Va, Bruno, no hagas esto, que mami se pone triste”, ¡reacciona mucho mejor y me hace más caso!
  • Empieza a marcarle límites y normas. Es mejor empezar por pocos y fáciles, para que los tenga muy claros. Nosotros, por ejemplo, si Bruno pega a un niño en el parque (ha pasado una temporada un poco complicada con el tema de pegar), ya sabe que le tiene que pedir perdón y darle un abrazo. Si no lo hace, nos vamos del parque. Un par de veces lo hemos tenido que hacer, porque le podía más salirse con la suya que pedir perdón.
  • Cumple con lo que digas y deja que asuma las consecuencias. Tanto si es bueno, como si es malo. Si le prometes que cuando vayáis a dar un paseo le comprarás unos palitos de pan, hazlo. Y si le dices que si pega os iréis del parque, cúmplelo también. Aunque te cueste. Será la única manera de que confíe en ti y te crea.
  • Háblale con calma y paciencia y no seas demasiado autoritario. Con buenas palabras y con cariño, todo se recibe mejor. Tanto si somos niños, como si somos adultos.

Estos son algunos pequeños consejos, pero tampoco es que haya ninguna receta mágica. Los terribles dos son una etapa más de la infancia, con su principio y su final. Como me decía el otro día una amiga, cuando son bebés en realidad es fácil: comen, duermen, están un ratito despiertos… ¡pero luego la cosa se complica! Pasar de bebé a niño no debe ser fácil, por eso es importante que estés al lado de tu peque durante esta etapa y la lleves lo mejor posible.

Siempre me gusta ver el lado positivo de las cosas. Y un aspecto muy positivo de esta época, que he estado observando en Bruno, es que no se rinde. Cuando quiere algo, tanto si es coger un cuento de la estantería que está un poco alta como si es pedirme mil veces que bailemos juntos, no se rinde. Lo intenta una y otra vez, hasta que lo consigue. Y si no puede, pide ayuda, pero rendirse no es una opción. Creo que es una cualidad de la que los adultos tendríamos que tomar ejemplo porque, generalmente, cuando vamos creciendo nos volvemos más conformistas y, en mi opinión, no debería ser así.

Como conclusión, me gustaría recordarte que tu peque te está desafiando constantemente para saber hasta dónde puede llegar y debes tener en cuenta que todavía no sabe gestionar sus emociones, sólo las siente y a veces se desborda ante ellas. Como intento transmitir en todos mis posts, todo depende de cómo se mire. Si intentas ver la parte positiva de cada situación y afrontas esta etapa con paciencia y mucho cariño, los terribles dos no serán tan terribles.