¿Vaya lío para los niños?

Unos amigos míos se fueron  a vivir a Italia por trabajo hace unos meses. Tienen dos hijas de tres y seis años, que han dejado su colegio de Barcelona para empezar su nuevo colegio en su nueva ciudad italiana. Mi amiga estaba preocupada y me decía: pobres, entre que yo les hablo castellano, su padre catalán y ahora en el cole les hablarán italiano e inglés… ¡vaya lío se van a hacer! Yo la tranquilicé diciéndole que no se preocupara en absoluto, porque les estaba haciendo un favor. Le dije que, contrariamente a lo que ella se pensaba, aprender otros dos idiomas nuevos sería súper enriquecedor para las niñas.

Te explico por qué:

  • El cerebro de un niño es muy plástico y se va desarrollando. Si tiene que ser en dos, tres o más lenguas, no hay ningún problema, el cerebro se adapta
  • El uso y el manejo de varias lenguas nunca es limitador, siempre es enriquecedor. El cerebro no se confunde, cuanto más se estimula, mejor para el niño. Los niños multilingües, en muchos casos, tienen un desarrollo cognitivo más alto. En ningún caso crea confusión.
  • La formación multilingüe mejora la capacidad de resolver problemas, desarrolla la percepción auditiva y potencia las habilidades verbales. Aprender lenguas extranjeras desde pequeños, según señalan numerosas investigaciones pedagógicas, cambia literalmente la forma de ver el mundo, ya que crea mentes más flexibles y analíticas.

Lo que sí es importante, y se lo dije a mi amiga, es que los padres siempre les hablemos a nuestros hijos en la misma lengua, aunque cambiemos de país. Hay una teoría llamada OPOL (siglas en inglés de One Parent, One Language, un padre, un idioma), que plantea que cada padre hable al niño en su lengua materna y que el niño aprenda de manera natural la lengua (o lenguas) del país donde vive. Esto(s) idioma(s) los aprenderá en el colegio, en la calle o con sus amigos, no hace falta que sea en casa, porque si los padres no son nativos de esa lengua, no se la enseñarán bien. Habrá errores gramaticales, de acento, de fonética, etc.

Sin embargo, si los padres sabemos algún idioma extranjero y nos apetece compartirlo con nuestros hijos, podemos establecer algunos momentos de juego para hablar con ellos en este idioma. Por ejemplo, como os expliqué en un post hace unos meses, con Bruno hago el story time, que es un ratito cada día (si podemos) en el que le explico un cuento en inglés. ¡Y últimamente me pide que le explique los cuentos siempre en inglés, me hace una gracia!

Supongo que por deformación profesional (soy traductora e intérprete y una enamorada de los idiomas y de las culturas extranjeras), desde antes de ser madre tenía muy claro que, cuando tuviera hijos, quería educarlos en un entorno multilingüe. Tengo la suerte de que mi marido habla con Bruno en catalán, yo en castellano (ya es bilingüe) y le expongo mucho al inglés: la mayoría de las canciones las cantamos en este idioma; muchos cuentos también, en el Story time!; hay ciertas personas con las que siempre habla en inglés, como Nathalie, etc. y lo más fuerte es que, con poco más de dos años, tiene muy claro qué tiene que hablar con cada persona. ¿Sabes que me dijo el otro día? Estábamos jugando en casa con unos coches pequeñitos que tiene y, de repente, cogió un camión más grande y me dijo: Nathalie dice: biiig (señalando el camión) y smaaall (señalando los coches). ¡Me quedé tan alucinada!

Así que te recomiendo que no pierdas las ocasiones que puedas tener de exponer a tus hijos a otros idiomas, les haces un favor. Los niños que se manejan perfectamente en dos idiomas desde pequeños (en Cataluña lo tenemos fácil por el castellano y el catalán), tendrán mucha más facilidad para aprender más idiomas extranjeros en un futuro y podrán tener amigos de otros lugares del mundo, algo que siempre s muy enriquecedor.

Si durante los primeros años desde el nacimiento estimulamos al bebé en varios idiomas, se crearán las conexiones neuronales que desarrollan determinadas zonas del cerebro fundamentales en el aprendizaje lingüístico.  En caso contrario, esas neuronas no serán necesarias y morirán. Si no existen estímulos, no se establecen conexiones neuronales, y la célula acaba aislada y termina por morir. ¡No dejemos morir las células!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.