Pierde la prisa este verano

Se acaba el curso escolar, qué rápido ha pasado el tiempo, ¿no te parece? La próxima semana me despido de mis niñas y niños y espero con mucha alegría verlos el próximo curso escolar más mayores, más altos y, claro está, más morenos. Estamos a punto de comenzar el Summer Camp y, si nos conoces, ya sabes que dejamos toda nuestra energía y corazón ahí metidos. Por eso también me despido temporalmente del WonderBlog hasta septiembre. Eso sí, no sin antes dejarte unas cuantas recomendaciones para este verano.

Es increíble como pasa el tiempo. De verdad, vuela. Todo va muy rápido y es muy importante no olvidarse de disfrutar el momento. Cualquier momento. Por eso este verano te propongo una lista de cosas que hacer para perder la prisa y disfrutar de tus hijos. Si tienes la grandísima suerte de tener varios días de vacaciones, aprovéchalos para reconectar. Primero contigo mismo y, después, con tus hijos. Aprovecha estos días para hacer cosas con tus hijos que el día a día a veces no te deja.

Una de las cosas que más me gusta de tener vacaciones es no tener que levantarme con una alarma. Eso sí, siempre abro el ojo antes de lo que lo abría cuando tenía que trabajar pero, si quiero, no me levanto de la cama. Ya sé que esto es imposible cuando tienes hijos. Ellos no respetan alarmas ni días de vacaciones, ellos se despiertan y ya quieren juerga. Pues no. Es muy importante que los niños sepan descansar y aburrirse. Es importantísimo que los niños y niñas sepan estar solos, jugar solos, leer, estar tranquilos, descansar y meditar (a su nivel). Aburrirse nos lleva a todos a descubrir, a ser creativos y a explotar nuestra imaginación.¿Y cómo hacerlo? Pues los niños todo lo aprenden con el ejemplo. Si llegan a tu cama, acuéstalos contigo y quédate en silencio mirando el techo. Diles que ahora te levantarás con ellos y podrán hacer el desayuno todos juntos pero que es importante estar unos minutos calladitos. Háblales de que nuestro cuerpo y mente han estado acostados mucho tiempo y necesitan tiempo para despertar. Cuéntales que todo lo que han soñado se va a una caja de los sueños cuando despiertan. Pídeles que piensen y  recuerden sus sueños antes de guardarlos en su caja. Es muy importante que tengas paciencia y realmente te aburras con ellos. Esto no lo podrás hacer de la noche a la mañana pero, si cada día que puedas lo intentas y estiras un minuto más de aburrimiento, estoy segura de que lo lograrás. Después de estar callados un rato, haz un poco de ejercicio con ellos. Hay que despertar el cuerpo poco a poco así que estira un poquito las piernas, los brazos, enséñales a respirar hondo y profundo para oxigenar el cerebro, mueve tu cuerpo, haz caras raras para despertar todos los músculos y reírte un rato. Créeme, les encantará.  Explícales todo, por muy pequeños que sean, si te escuchan cada día, crecerán y cada vez te irán entendiendo más y mejor.

Antes de irte de la habitación decide con ellos qué van a desayunar y quién hará qué durante el desayuno.  Tus hijos aprenderán lo importante que es alimentarse bien y a elegir cuidadosamente los ingredientes para esta primera comida del día.

Cocinar es una actividad excelente para que los pequeños entiendan que todo en esta vida tiene un proceso y que es muy importante seguirlo. Cortar y pelar va súper bien para desarrollar habilidades motrices. Contar ingredientes para repasar matemáticas y cálculo. Tómate tu tiempo para cocinar y para desayunar. Deja que te ayuden todo lo que puedan, tanto a cocinar como a recoger.  A ellos les encanta ser partícipes de las tareas de la casa. Y después de desayunar, deja que se aburran otro ratito para reposar la comida y hacer la digestión. Uf, ¡qué difícil! Para mí, de pequeña, ésta era la peor parte. Esperar. Hoy le agradezco a mi padre el no haber roto esta regla casi nunca, y digo casi nunca porque recuerdo perfectamente el día que, con una sonrisa de travesura, me dejó ir a jugar justo después de comer. Un día sólo. Me sentí lo más de lo más.

Hay mil cosas que puedes hacer con tus hijos este verano y yo te propongo aburrirte. Espero que entiendas a que me refiero y no lo veas como una ironía si no como algo muy importante para ellos. Veo que los niños hoy en día no saben estar solos y no puedo evitar preocuparme por su futuro (y el mío). Aparte, he seleccionado unas cuantas actividades que me gustan mucho y que creo que pueden ir muy bien.

Haz teatro. Preparar obras de teatro puede llegar a ser súper divertido tanto para ti como para ellos. Aquí podrás encontrar guiones de teatro para niñas y niños que están clasificados por edad y te resalta los valores y aprendizajes de cada obra. Recicla botellas de plástico, cajas y tubos de cartón, ropa que esté rota para crear la escenografía. Dedica una hora (o más) para ensayar cada día. Mi recomendación es que sea la misma hora cada día. De esta manera irás estableciendo rutinas divertidas que fomenten la disciplina.

Y hablando de ropa rota, vacía armarios con ellos. Dedica un día a hacer limpieza de ropa y juguetes para después ir todos juntos a donarlos. Una mamá me contó una vez que hacía que sus hijos escogieran sus juguetes favoritos y después les hacía escoger uno para regalarlo. Me encanta la iniciativa. No te olvides que tienes que poner el ejemplo así que hazlo tú también con tu ropa y tus zapatos.

Fomenta la música. Escucha música todo el día. Enséñales música clásica. Aquí una lista de que me encanta escuchar cuando estoy trabajando. Siempre le agradeceré a mi madre su pasión por la música clásica. Hoy yo también soy fan incondicional de Vivaldi. También, enséñales los grupos que tú escuchabas de joven. Cuéntales historias que recuerdes a través de canciones. Baila con ellos. Recuerda que la música nos hace más felices. Construye un instrumento musical con ellos. En esta página encontrarás buenas ideas.

Mira a las estrellas y encuéntrale forma a las nubes. Pasa el mayor tiempo posible al aire libre. Si es hora de aburrirse, qué mejor plan que acostarse en el césped, tierra, pareo, etc., y encontrarle forma a las nubes o descubrir constelaciones.

Mi última recomendación y la que más me gusta es: juega al Tangram. ¿Tan…qué? Sí, Tangram. Es un juego chino que significa “juego de los siete elementos” o “tabla de la sabiduría”. Es un puzzle de siete piezas (triángulos de diferentes tamaños, un cuadrado y un trapecio) El juego consiste en construir diferentes formas utilizando todas las piezas. En serio es una pasada. Lo he jugado con los niños (a partir de los 3 años pueden jugar) y es excelente para desarrollar la orientación y la estructuración espacial, coordinación, atención, razonamiento, lógica, etc. Recicla una caja de cartón y crea tu propio Tangram. Aquí encontrarás paso a paso cómo hacerlo. Una vez hecho, ¡ponte a crear figuras! Si buscas un poco en Internet encontrarás mil ideas para jugarlo.

Bueno familias, me despido. Muchísimas gracias, ha sido un placer formar parte de este proyecto un año más. Disfruto muchísimo compartiendo mis inquietudes, ideas y proyectos con vosotros. ¡Nos vemos en septiembre! Ya se despedirá María de vosotros con su artículo de la semana que viene, que será el último de este curso.

 

We are family!

Hoy dedico este post a la familia. Sobre todo a las cabezas de familia que comparten tiempo e historias con sus hijos, que se preocupan por ayudarles a crecer de la mejor manera posible siempre recordando sus valores familiares.

Estuve pensando qué lesson plan compartir hoy con vosotros y me di cuenta de que el próximo martes 15 de mayo es el Día Internacional de la Familia. Se me ocurrió que una actividad tipo un árbol genealógico era una buena idea. Debo advertiros que estoy un poco sensible con el tema. Quizá sea porque me puse a investigar lo importante que es para todos conocer y conectar con nuestra familia y con nuestros antepasados. A veces, ser residente en un país diferente al que naciste y que tu familia esté lejos, es muy difícil. Con lo que me gustaría coger un avión e ir a verles.

Mientras investigaba sobre el tema recordé la película de Coco, ¿la habéis visto? Si no la habéis visto os la recomiendo mucho. No sólo porque conoceréis más sobre la cultura mexicana, algo que personalmente me hace mucha ilusión, sino también porque la temática me parece increíble. Es una película que te hace consciente de lo importante que es recordar a los familiares que ya no se encuentran con nosotros. Te hace darte cuenta de que, aunque ya no estén, no sólo serán parte de tu genética, si no de tu vida y tus decisiones. Un poco místico pero, a mi manera de pensar muy personal, real.

Hacer un family tree con tus hijos puede llegar a ser tan enriquecedor como tú quieras. Aparte de poner los nombres, edad y ubicación en la familia puedes agregar detalles: dónde viven, cuál es su comida favorita, canciones, anécdotas, costumbres, etc. Y no sólo eso, una vez montado, puedes dedicar un día al mes a tu family tree para hacer algo diferente: cocinar un plato típico de alguno de tus familiares o aprenderte una canción. Yo, si tuviese hijos, en noviembre haría un altar de muertos. Me parece una de las tradiciones más bonitas de México.

Hace tiempo leí un estudio que demuestra que conocer la historia de nuestra familia nos ayuda entender mejor por qué somos cómo somos y nos ayuda a ser más felices. Es importante reconocer que hoy en día hay cada vez más tipos de familia. ¿Qué quiero decir con esto? Que en la época de nuestros abuelos teníamos: abuelos, mamá, papá y hermanos. Hoy tenemos mamá, papá, hermanos, medios hermanos, medias hermanas, pareja de mamá, etc. Me parece muy importante que nuestros hijos conozcan y, muy importante, acepten a su familia sin tabúes ni secretos. Creo que es la manera más fácil en la que se aceptarán a ellos mismos.

¿Y cómo empezar con nuestro family tree? ¿Os acordáis de cuando vuestros padres o abuelos contaban historias y vosotros escuchabais atentos a cada detalle? Pues es el momento de buscar en el archivo de las fotos y aprovechar las nuevas tecnologías para pedirles a nuestros hermanos, tíos y demás familia que estén fuera una foto suya o de su familia. Imprimirlas y… ¡comenzar a contar historias!

Estuve buscando imágenes para daros alguna idea de árboles chulos y encontré ésta que me gustó mucho.

Crédito: Imagui

Los colores y los detalles me encantan y creo que podría quedar muy bien en alguna pared de casa. Podéis comprar un lienzo chulo o una cartulina y después enmarcarla. Es muy importante que las fotos tengan el mismo tamaño. Los colores y tipo de pinturas os lo dejo a vuestra elección. Eso sí, os recomiendo que primero lo hagáis en una hoja de papel y después, antes de pintarlo, lo tracéis con lápiz.

Si tenéis hijos muy pequeñitos es muy probable que no se enteren de mucho. Mi recomendación es que hagáis el family tree igualmente, os lo curréis para que pueda estar en un sitio visible en casa y habléis de él continuamente. Nuestros pequeñitos irán creciendo, se irán enterando de más cosas y, seguramente, se les despertará la curiosidad por saber más. A ellos les ayudará a conocer a nuestra familia y, a nosotros, a no olvidarla.

Bienvenida, ¿primavera?

Cuando hicimos la planificación del blog nos hizo mucha ilusión que el 21 de marzo fuera miércoles. ¡Era perfecto! Podríamos escribir sobre la primavera, los experimentos y las cosas chulis que hacer ahora que empieza el buen tiempo, que el frío se despide y que los árboles florecen… pues no. Ayer, 20 de marzo, el Tibidabo amaneció nevado e hizo mucho frío. Hoy estamos a 8 grados, con la calefacción a tope, una bufanda que parece una manta y ropa térmica. Y entonces… ¿ahora de qué escribo?

Pues escribiré sobre cosas que hacer para que tú, papá o mamá, no te vuelvas loco con los hijos en casa porque no podéis salir a la calle del frío que hace. Este fin de semana, los meteorólogos (o, como me gusta llamarlos a mí, mentirólogos) pronostican lluvias, así que, si quieres tener ideas de actividades fáciles y divertidas, sigue leyendo.

Hace un par de meses descubrí esta actividad para hacer con los niños y me encantó. Aparte de que el resultado es muy bonito, los peques aprenden sobre la cromatografía. ¿Y esto, qué es? La cromatografía es el proceso de separación de sustancias que componen una mezcla y, en este caso, separaremos colores. Así como les enseñamos que, si mezclamos el azul con el amarillo obtenemos verde, hoy les enseñaremos el proceso contrario.

Sólo necesitas filtros de café, rotuladores de colores, pinzas de la ropa y un frasco pequeño con agua.

Os dejo aquí unas fotos con los pasos a seguir que explican bastante bien la actividad. Sólo que, en lugar de utilizar pipe cleaners para el cuerpo de la mariposa, yo recomiendo las pinzas de ropa. Utilizando los rotuladores puedes pintarlas de diferentes colores, decorarlas, dibujar los ojos, etc. ¡Da mucho más juego! Si quieres, también tienes el vídeo aquí.

Y ahora, uno de mis experimentos favoritos. Estoy segura de que tenéis todo lo que se necesita en casa: una bandeja de cristal, leche entera, colorante alimentario, jabón para los platos y un palito de algodón.

En la bandeja de cristal ponemos un poco de leche entera y A simple science experiment for kids.dejamos que los peques pongan gotitas de colorante alimentario de diferentes colores. A simple science experiment for preschool and kindergarten.Después, mojamos el palito de algodón en el jabón y lo metemos en la bandeja con la leche. Presionamos el palito durante unos segundos y …¡veréis qué pasa! Hemos hecho varias veces este experimento con nuestros alumnos y nunca falla. Las caritas de alucinados que ponen son lo más.

Si tenéis pensado salir de Barcelona (al campo o a la montaña), aquí os propongo una actividad para tener a los peques entretenidos mientras vosotros disfrutáis del día. Como todos sabemos, durante la primavera la naturaleza se despierta. Las orugas se convierten en mariposas, hay más flores y por lo tanto, más abejas, nos encontramos con más bichitos, más plantas, etc. Encontré esta imagen que podéis imprimir y llevaros de paseo. Podéis ir repasando el vocabulario de camino y, al llegar a vuestro destino, dedicaros a encontrar todo lo que hay en la imagen. Podéis jugar a ver quién ve más abejas o pájaros y a ver quién encuentra primero un nido o una seta.

Esta imagen la encontré en la página Teachers Pay Teachers, que por cierto os recomiendo mucho. Tiene miles de recursos educativos en inglés para todas las edades y lo mejor de todo es que podéis practicar el inglés con vuestros hijos de forma divertida.

Y ahora, una actividad con esa fruta maravillosa que está ahora mismo en todas las fruterías y está tan rica: la fresa. Encontré estas “recetas” de cocina en Pinterest que parecen muy divertidas de preparar. Son ideas para todos los gustos y son bastante sencillas. Me encantan estas ideas súper sanas de merienda. ¡Ñami!

Por último, sabéis que soy muuuuy pero muy fan de la página de The Dad Lab. Este experimento puede parecer un poco arriesgado por el desastre que podría ocasionar en tu cocina. Igualmente, creo que vale la pena intentarlo. Sólo necesitas huevos, un tubo de papel, un vaso de agua y un par de ojos bien observadores. Por favor, si lo hacéis, decidme si funciona.

Me he divertido mucho escribiendo este post y estoy segura de que si hacéis alguna de estas actividades vosotros también lo disfrutaréis. Recordad que es muy importante dejar que los niños hagan la mayor parte de los pasos y que se den cuenta de que, para cualquier actividad, existe un proceso que hay que seguir. Hay que explotar la curiosidad de los peques, podéis parar un momento a mitad del proceso y preguntarles qué creéis que pasará, podéis discutir diferentes hipótesis y luego comparar con los resultados. También muy importante que ayuden a recoger. Aquí os dejo el enlace de la canción que nosotras utilizamos en clase, muchos papás seguro que habrán escuchado a sus pequeños cantarla en casa.

Así que eso familias, vamos a disfrutar de la primavera y a esperar a que el buen tiempo llegue de verdad.

Por cierto, ayer reunidas nos dimos cuenta de que el 1 de marzo hizo un año que comenzamos el WonderBLOG así que…¡felicidades a nosotras! Y muchas, muuuuuchas gracias a todos los que nos leéis cada miércoles. No podríamos hacer esto sin vosotros.

 

 

¡Visita a la frutería y al supermercado!

Los que nos leéis regularmente sabéis que llevo unos cuantos posts hablando de lo feliz que soy este trimestre con mis alumnos mayores y todo lo que estoy haciendo con ellos. Hace algunos días os prometí una lesson plan de una de mis actividades favoritas y aquí la tenéis. La próxima semana nos vamos de visita a la frutería y al supermercado para comparar tomates. Esa fruta roja y deliciosa que cuando es buena de verdad sólo con un poquito de aceite y sal ya es un verdadero deleite. Pero cuando no es buena de verdad es horrorosa y, desgraciadamente, cada vez más común en los supermercados.

Durante estos días hemos estado repasando la diferencia entre lo orgánico y lo industrial. Hemos aprendido lo que es más sano y mejor para el cuerpo y para nuestro mundo. Pues bien, aquí tenéis lo que tengo pensado hacer la próxima semana. A ver qué os parece y, si os gusta, recomiendo lo hagáis con vuestros peques en casa.

Antes de irnos de visita les daré una hoja con diferentes preguntas que tendrán que responder después de visitar la frutería local y el supermercado. Primero, las discutiremos en clase y generaremos hipótesis. Luego, compararemos resultados.

Éstas son las preguntas:

  1. ¿Cuántos tipos de tomate hay?
  2. ¿De dónde vienen los tomates?
  3. ¿Cual es el precio?
  4. Tamaño
  5. Apariencia
  6. Olor
  7. Sabor

Apuntaremos las hipótesis en la pizarra y nos iremos de paseo con nuestra tabla.  Las primeras tres preguntas las rellenaremos en la tienda. Compraremos tomates tanto en la frutería como en el supermercado y regresaremos a completar el resto de las preguntas.

Una vez estemos en clase analizaremos el tamaño, apariencia y olor del tomate. Compararemos lo que realmente es con las hipótesis que habíamos generado y apuntaremos los resultados. Ahora viene mi parte favorita de la actividad: les preguntaré a todos cuál creen que tiene mejor sabor. Cuando hice esta actividad hace tres años, absolutamente todos mis niños me contestaron que el más bonito tendría mejor sabor. Así que, para generar un mayor interés en ellos, les tapé los ojos y les di a probar los dos tipos de tomate. Todos adivinaron que el del supermercado sería el más rico. ¡Sorpresa! El tomate de frutería un poco deforme que escogimos había gustado más a su paladar.

Con esta actividad los peques aprenden que existen diferentes tipos de tomate. En el supermercado generalmente encontramos dos o tres y en su mayoría provenientes de España. En la frutería hay unos seis o siete y el origen es más específico y más cercano a Barcelona. En el supermercado, también aprovechamos para ver el origen de otros alimentos. Hay varios que provienen de otros continentes. Aquí los niños y niñas aprenden que hay frutas y verduras que viajan muchos kilómetros (en tren, camión, barco o incluso avión) para llegar a nuestra mesa y que es importante consumir los que tenemos más cerca. ¿Por qué? Porque evitando el transporte, colaboramos al cuidado del medio ambiente.

Otro aprendizaje sería algo parecido a la frase “no es oro todo lo que reluce”. Hoy en día es muy fácil encontrar un tomate redondo y perfecto, con un rojo brillante, un olor espectacular y, al probarlo,…llevarnos una gran decepción. Los supermercados eligen los alimentos por su apariencia, no por su sabor. He de confesar que cuando hicimos esta actividad escogimos el tomate más bonito del supermercado y el más deforme de la frutería. Pero esto nos sirvió para demostrar que el tomate de frutería de verdad estaba exquisito mientras que el del súper no tenía ningún tipo de sabor.

Aquí os dejo la Tomato chart  que hemos diseñado para que, aparte de todo el aprendizaje en relación al consumo de productos de proximidad y cuidado del medio ambiente, aprendan a utilizar comparativos y superlativos…¡en inglés! Si queréis practicar con ellos, adelante.

Crema de cacao industrial, no. Casera, ¡sí!

Hace un mes, nuestros amigos de Freefood colaboraron con nosotros para hacer un taller de comida saludable para los más peques. Aparte de nuestras actividades semanales, cada año intentamos hacer un taller que cree conciencia de la importancia de comer bien, con productos de temporada y de proximidad. De hecho, estoy súper emocionada porque el próximo trimestre me toca dar clase a los alumnos mayores y el planning va de lo importante que es, tanto para el medio ambiente como para el cuerpo, consumir productos de temporada. Seguramente en el próximo post de ecología y experimentos hablaré de ello. Hoy toca escribir una lesson plan y os voy a contar lo que hicimos en el taller y os compartiré la receta para que la podáis hacer con vuestros hijos.

Ese viernes por la mañana fui a recoger los productos a la tienda y a que Marina y David me explicaran las recetas. Cuando me dijeron que haríamos crema de cacao casera…¡se me abrieron los ojos! Kiwi, plátano, manzana, pera y mandarina serían las frutas que utilizaríamos para dippear y, para la crema, teníamos cacao puro en polvo, leche de arroz, tahín, sirope de agave y aceite de coco. Me vine a WonderFUN con mi caja llena de cositas muy contenta a prepararlo todo.

El objetivo principal de esta actividad era demostrar a los niños que una merienda puede ser sana y rica, ¡muy rica! Y si la preparan ellos, mejor. Por experiencia sé que a los niños les encanta ensuciarse las manos y ayudar a “cocinar”. Les da un subidón de autoestima saber que ellos mismos han preparado una merienda que, encima, ¡está buenísima! Ese día realmente lo estaba.

Los chicos de Freefood nos propusieron tres opciones de recetas por si teníamos algún niño alérgico o al que no le gustara algo. Son muy fáciles de hacer y a los niños les encantó. Aquí van:

Crema de chocolate con plátano

Ingredientes:
– 1 Plátano maduro machacado
– Cacao puro en polvo

Proceso:
Machacar el plátano con la ayuda de un tenedor y añadir 1 cucharada sopera rasa de cacao en polvo y mezclar bien.

Utensilios:
– 1 plato
– 1 cuchara sopera
– 1 tenedor

Crema de chocolate con aceite de coco

Ingredientes:
– Cacao puro en polvo
– Aceite de coco
– Sirope de agave

Opcional: Añadir un poquito de bebida vegetal de arroz para que tenga un sabor más dulce.

Proceso:
Siempre la misma cantidad de cacao puro en polvo que de sirope y añadir la mitad de esta cantidad de aceite de coco. Por ejemplo: 1 cucharada sopera de cacao puro en polvo, 1 cucharada de sirope de agave y 1/2 de aceite de coco (1 + 1 + 1/2). En caso necesario, añadir un poco de bebida de arroz. Remover bien para que quede todo bien mezclado. Si el aceite de coco está muy duro deshacer un poco al baño maría o al microondas.

Utensilios:
– 1 bol
– 1 cuchara sopera
– otra cucharita para remover

Marina me explicó que, como el aceite de coco al enfriarse endurece un poco, con esta receta se hacen las famosas bolitas energéticas.

Crema de chocolate con tahín

Ingredientes:
– Cacao puro en polvo
– Sirope de agave
– Tahín (crema de sésamo)

Opcional: Añadir un poquito de bebida vegetal de arroz para que tenga un sabor más dulce.

Proceso:
La misma cantidad de cacao puro en polvo que de sirope, en este caso sirope de agave, y añadir la mitad de esta cantidad de tahín, la crema de sésamo (1 + 1 + 1/2). Mezclar todos los ingredientes. En caso de quererla más suave, añadir la bebida de arroz.
Utensilios:
– 1 bol
– 1 cuchara sopera
– otra cucharita para remover

¿Se os ocurre mejor manera de merendar crema de cacao? ¡Pues a mí no! Los pequeños se lo pasaron súper bien mezclando ingredientes, cortando la fruta y disfrutando de la merienda. Es muy importante que creemos conciencia a nuestros niños de lo importante que es comer bien y que sepan que hay alternativas a todo lo industrial (que está muy rico, sí) pero que las hay, encima fáciles y divertidas. ¡Qué lo disfrutéis!

 

Tizas de colores

¡Hola!

Esta semana hicimos una actividad que encantó a todos los niños y hemos decidido compartirla con vosotros para que la hagáis en casa con vuestros hijos: ¡tizas de colores! Es muy fácil y los peques se divirtieron muchísimo haciéndola.

Materiales:

  • 2/3 taza yeso para moldes
  • Moldes de silicona
  • 1/3 taza agua fría
  • Pintura
  • Vasos y cucharas de plástico

Cosas importantes a considerar:

¡El yeso no debe ir al desagüe! Endurece las tuberías y puede provocar atascos (por eso utilizamos vasos y cucharas de usar y tirar). Tener cuidado con los más peques ya que el yeso es muy tóxico, así que es importante que esta actividad esté supervisada siempre por un adulto.

Procedimiento:

Lo que hicimos fue llenar nuestro vaso con 1/3 de agua fría y dos cucharadas de pintura y removimos. La pintura no se disuelve muy bien con el agua pero no os preocupéis, que en el siguiente paso esto se arregla. Añadimos a nuestra mezcla 2/3 de yeso y removimos hasta que quedó bien mezclado y con una consistencia como si fuera un yogur. Con mucho cuidado pusimos la mezcla dentro de los moldes de silicona, en una hora estaban listos y los peques se lo pudieron llevar a casa. Nosotras les dijimos que esperaran al día siguiente para utilizarlos porque es importante que el yeso se seque del todo.

Esperamos que si la hacéis…¡os divirtáis mucho! A nosotras nos parece una actividad súper chula para hacer con los peques para luego salir a jugar, disfrutar del buen tiempo y dibujar figuras divertidas en el suelo.

¡Buen fin de semana!

Leer más