Mis dos momentos de agradecimiento

¡Bienvenido de nuevo al WonderBlog! Espero que hayas pasado un buen verano y que estos primeros días de cole estén yendo bien. Yo he pasado un verano genial, de descanso y familia. He tenido la oportunidad de descansar en diferentes lugares y he vivido el lujo de poder dedicarme a disfrutar de Bruno y de su papá. Y del embarazo de Martina, que aunque sea muy diferente al primer embarazo y quizás no sea siempre tan consciente de que estoy embarazada, mi barrigón ha ido creciendo.

Han sido tres semanas que han pasado volando, eso sí, pero han estado muy bien aprovechadas. Un poco de playita, un poco de montaña, excursiones aptas para embarazadas, visitas a pueblos nuevos con encanto… Todo cerquita, por la Costa Brava y el Empordà, porque este verano prefería no irme demasiado lejos, por si acaso…

Tras esta breve introducción, entremos en materia: tengo la inmensa suerte de contar con un marido que asume como padre las mismas responsabilidades que yo como madre. Eso ayuda mucho a poder tener “mis momentos” y desconectar. Porque claro, aunque estés en un hotel y no tengas que hacerte la comida, ni la cena, ni la cama, con un hijo de dos años y medio no es que puedas descansar mucho… Si tienes hijos de esta edad o ya la has pasado, sabrás de qué hablo.

Pues eso, gracias a él, he tenido mis momentos para escribir (me encanta), darme un masajito relajante, leer (casi tres libros, ¡una pasada!), pasear sola por la playa… y otros dos momentos que he descubierto este verano y que intentaré no perder: el ratito antes de dormirme y el ratito al despertar.

Leí en una revista de estas que te dan “consejos para vivir feliz”, que irse a dormir pensando cosas positivas ayudaba a dormir mejor y más relajado. Pues eso he empezado a hacer: cada día, después de lavarme los dientes, ponerme mi cremita de cara y leer un rato, al apagar la luz y cerrar los ojos, pienso en tres cosas buenas que me hayan pasado ese día. Hay días en los que cuesta más encontrarlas y otros en los que enseguida salen seis o siete. ¡Qué sensación más agradable, de verdad! Te duermes con una sonrisa en la cara, relajada, feliz y agradecida. Qué importante es ser agradecida.

Y después, por la mañana, algo parecido: intento despertarme con calma y pienso en las cosas que me hacen ilusión del día que está a punto de empezar. El inicio de algún proyecto nuevo en el trabajo, una cena con amigas, ir a buscar a Bruno a la guardería, una comida en familia… Lo que sea, algo (o varias cosas) que tenga ganas de hacer ese día. ¡Me despierto con un subidón! Con una sensación totalmente contraria a la de “ppffff, vaya palo, hoy saldré tarde, luego tendré que ir corriendo a casa a preparar la cena y estaré agotada”. Vaya dos maneras más diferentes de empezar el día, ¿verdad? Y qué poco cuesta optar por una en vez de por la otra.

¿Con todo esto qué te quiero decir? He hecho un pequeño resumen de lo que ha sido mi verano, para continuar con los que han sido mis dos grandes aprendizajes durante este mes de agosto: los “momentos de agradecimiento” por la noche y por la mañana. Durante este mes de septiembre sigo con estas rutinas, y espero que sea así por mucho tiempo, porque me encanta. Y me encantaría que las pudieras aplicar tú también, porque estoy segura de que también serán muy positivas para tu vida.

Para mí, el mes de septiembre siempre es un poco como el mes de enero, un mes de “vuelta a empezar”, de marcarme nuevos propósitos, de iniciar nuevos proyectos, etc. Pues mantener estos dos “momentos de agradecimiento” es mi propósito principal para este curso 2018-2019. ¿Te animas tú también? Como dice siempre mi padre: es de bien nacido ser agradecido.

¡Te deseo un muy buen curso! Para mí va a ser muy especial, con mi segunda maternidad, teniendo que dividir mi amor y mi tiempo entre dos personitas que me necesitarán mucho. Habrá momentos difíciles, seguro, pero estoy convencida de que, manteniendo estos “momentos de agradecimiento”, todo irá mucho mejor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.