No es egoísmo, sino amor propio

El año pasado escribí un artículo que trataba sobre cómo las mamás teníamos que intentar encontrar tiempo para nosotras, tiempo para relajarnos y disfrutar de hacer lo que nos apetezca.

Hace unos días me puse a buscar el artículo (aquí lo tienes), porque sentí que necesitaba leerlo otra vez. Tenía una sensación de nervios, estrés, agobio… de no llegar a todo. Últimamente me pasa bastante a menudo. Siento que no llego a todo y que, a veces, no hago las cosas tan bien como me gustaría. A veces por falta de energía, otras por falta de concentración, y otras por varias razones a la vez. Varios ejemplos: estoy en el trabajo sintiéndome mal porque esta mañana he dejado a Bruno en el cole muy rápido porque iba con prisa y no le he dado un abrazo tan grande como le gusta. O estoy trabajando y me doy cuenta de que a las 15:30h tengo que recoger a Martina, son las 15h, estamos enfrascadas en una reunión importante y todavía no he comido. ¿Qué va a pasar? Que tendré que coger un taxi, ir con la lengua fuera, sin comer, y corriendo a recogerla. O estoy en casa tumbada en el sofá, cuando los niños ya duermen, y me siento mal porque quizás no he aportado tantas ideas como aportaba antes en nuestra reunión de trabajo de esta mañana. ¿Por qué? Porque estaba cansada y algo desconcentrada. O estoy en casa jugando con los niños una tarde y me llega un email importante que tengo que responder. Intento disimular para que no me vean con el móvil, ¡pero me pongo a responder el email! Yo, que tanto había criticado a las mamás que estaban con sus hijos y mirando de reojo el móvil. Pues sí, a veces, también soy de estas.

Entonces, hay días en que, cuando los dos duermen y estoy en mi ratito de calma y tranquilidad, pienso… ¿lo estoy haciendo bien? ¿Por qué tengo esta sensación de que intento abarcar mucho y no llego? Me pasa bastante a menudo. Es una mezcla entre autoexigencia, insatisfacción y culpabilidad. Incluso, algunas veces, siento como un ahogo que me cuesta de calmar. Entonces, me paro y pienso: María, ¿cuáles son tus prioridades? Creo que sí que estoy centrándome en mis prioridades o, por lo menos, eso intento. Sin embargo, creo que intento seguir el mismo ritmo de autoexigencia y de hacer mil cosas que llevaba antes de tener hijos y ahí está el error. Porque soy una persona súper activa, llena de energía, con muchísimas ilusiones y proyectos, con nuevas ideas que van surgiendo de mi cabeza muy a menudo… pero no soy superwoman. Ni lo soy ni puedo pretender serlo, porque los días tienen 24h y 8h son para dormir, así que tenemos 16h cada día para hacer cosas, vivirlas y disfrutarlas. Así que… elijamos de qué manera queremos vivir esas horas.

Después, en algún lugar, estaría yo. Mi persona, que también es (o debería ser) una prioridad. Como decía en mi artículo de hace unos meses que te citaba al principio, es evidente que el rol que me requiere más tiempo es el de ser mamá y acepto que nunca había sido tan feliz, pero dedicarme mi tiempo y estar por mí misma no es egoísmo, sino amor propio. Si estoy bien y soy feliz, mi hijo también lo será.

Las mamás deberíamos eliminar de nuestro vocabulario las palabras egoísmo, culpa y multitasking. ¿Y si las intentamos cambiar por amor propio, necesidad de espacio para nosotras y una cosa después de la otra? Cuando trato estos temas, pienso mucho en Malasmadres. Supongo que ya las conoces pero, por si acaso, te copio cómo se definen: una comunidad emocional 3.0 de madres que tenemos mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería y ganas de cambiar el mundo, porque no queremos renunciar a nuestra carrera profesional, pero tampoco queremos renunciar a ver crecer a nuestros hijos. Olé, qué pasada de definición, ¡me da un subidón leerla! Son geniales y sus posts valen muchísimo la pena. Ellas defienden que no somos malasmadres por tener ganas de irnos a cenar con una amiga y dejar a los niños con su padre y que tampoco somos malasmadres por ir a yoga un día a la semana y tener que jugar menos con nuestros hijos ese día porque llegamos más tarde a casa. No, no somos malasmadres, somos personas que necesitamos reajustar nuestra vida para dedicarnos lo máximo posible a esas personitas a las que tanto queremos, pero sin tener que renunciar a todo lo demás. Evidentemente, como decía, no podemos pretender vivir igual que antes de que existieran esas personitas, porque nos ocupan muchísimo tiempo y muchísima energía, pero tampoco vivir sólo por y para ellos. No por tener “otra vida” a parte de la de mamás somos egoístas, para nada. Simplemente necesitamos sentir que también somos seres individuales, amigas, mujeres, hijas, hermanas, esposas, profesionales, y muchísimas cosas más que se te puedan ocurrir.

Voy a ir terminando este post tan personal que he escrito hoy. Como primer post del curso no está mal, ¿no? Me ha salido solo, sin pensar demasiado, sólo escribiendo lo que necesitaba expresar. Me he propuesto aprovechar este inicio de curso para hacer un reset, replantearme muchas cosas, organizarme mejor en mi trabajo y en mis tareas domésticas, usar menos el móvil, disfrutar de los míos sin sentirme culpable, dejar volar mi imaginación como hacía antes y volviendo a soñar. Que soñar es gratis, oye, y va muy bien.

Que tengas un muy buen inicio de curso y, cuando tengas un día de esos desbordados, respira hondo y piensa: lo estoy haciendo bien.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.