¿Qué clase de día quieres tener?

La semana pasada tuve la gran suerte de recibir este poema por parte de una amiga. Si te soy sincera, muchas veces no abro estos típicos mensajes de cadena, porque los encuentro todos muy parecidos. Sin embargo, ese día, lo abrí.¡Y suerte que lo hice!

Lo que me había enviado mi amiga era este poema de Mario Benedetti:

Esta mañana desperté emocionado
con todas las cosas que tengo que hacer
antes que el reloj sonara.

Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante.
Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.

Hoy puedo quejarme porque el día está lluvioso
o puedo dar gracias porque las plantas están siendo regadas.

Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero
o puedo estar contento porque mis finanzas me empujan
a planear mis compras con inteligencia.

Hoy puedo quejarme de mi salud
o puedo regocijarme de que estoy vivo.

Hoy puedo lamentarme de todo
lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo
o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.

Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas
o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos
o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar
o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela
o puedo abrir mi mente enérgicamente
y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.

Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar
o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente y cuerpo.

Hoy el día se presenta ante mí esperando a que yo le dé forma

y aquí estoy, soy el escultor.

Lo que suceda hoy depende de mí. Yo debo escoger qué tipo de día voy a tener
Que tengas un gran día… a menos que tengas otros planes….

Qué cierto. Qué sencillo y qué difícil a la vez, ¿verdad? Parece fácil optar por la parte positiva, pero quejarse es un vicio muy extendido actualmente, sobre todo en los adultos. Parece que vivamos permanentemente en el “estado chof”. ¿Por qué hay tanta gente que, cuando le preguntas qué tal, responde: buenotirando…? ¿Cómo que tirando? ¡No puede ser que tantas personas respondan así! Tenemos que esforzarnos por no ver el vaso medio vacío. Los primeros días, nos supondrá un esfuerzo, pero poco a poco veremos el vaso medio lleno siempre.

La actitud mental que tenemos ante cualquier situación o relación personal, tiene un impacto que va más allá de lo que hacemos y sentimos en el día a día. Influye muchísimo en nuestra capacidad de generar y crear situaciones concretas. Por eso es importante optar siempre por actitudes positivas y no por actitudes negativas. Pase lo que pase. Además, las actitudes son “contagiosas”.
Si nos rodeamos de personas con actitud positiva, nos impulsarán a seguir adelante, a aprender, a evolucionar y a intentar buscar soluciones a nuestros problemas. En cambio, si nos rodeamos de personas negativas, la cosa cambia. Nos contagiarán sus pocas ganas de aprender, su forma de ver la vida gris…

El poema de Benedetti nos muestra que podemos elegir nuestra actitud en cada momento, y que ésta puede afectar más a nuestra vida de lo que a priori podemos pensar. Me ha parecido fantástica la forma en la que nos transmite que la actitud que mostramos ante cualquier situación depende mucho más de nosotros que de los demás.

Te aconsejo que cada mañana, mientras desayunas, leas el poema en voz alta. Empezarás tu día mucho mejor, lleno de buena energía. Yo lo copié y me lo he puesto en la nevera. ¡Me encanta tenerlo ahí! Y si tus hijos ya son un poco mayores para entenderlo, léelo con ellos. Les ayudarás a ser positivos desde pequeños.

Poemas como éste inspiran y nos ayudan a replantearnos muchas cosas. Sin duda, todo depende de cómo se mire. Yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.