Entradas

¡Todos a dormir!

Si nos lees con regularidad, sabrás que la mayoría de mis posts en el WonderBlog están basados en experiencias personales. En comentarios que escucho, en situaciones que vivo, en cosas que me gustaría cambiar, etc.

Pues, hace un par de semanas, una amiga me mencionó algo sobre la «higiene del sueño». Nunca había escuchado este término así que decidí ponerme a investigar. Y me siento muy agradecida. Después de tanto leer e investigar, me merezco un buen estirón de orejas porque, a causa de lo rápido que me pasa la vida, he olvidado lo importante que es este ritual para mi cuerpo, mente  y, sobre todo, para mis emociones.

La higiene del sueño es una serie de prácticas y hábitos necesarios para dormir bien. Es muy importante cuidar  la cantidad y la calidad del sueño. Algunos de los principios básicos de una buena higiene del sueño son: irse a dormir siempre a la misma hora, no tomar estimulantes después de la media tarde, tener un ritual relajante antes de irte a dormir, no ver pantallas ni móviles en la cama,  no cenar en exceso, no abusar de la siesta y despejar la cabeza antes de dormir con alguna meditación o dinámica de relajación.

Estos consejos son muy importantes y se pueden aplicar tanto a adultos como a niños pero, a mí, lo que realmente me interesó mientras investigaba del tema, es lo que pasa en nuestro cerebro cuando dormimos y también cuando no lo hacemos.Dormir es la mejor terapia detox que puede llevar a cabo nuestro cuerpo, tanto física como mental. Numerosos estudios demuestran que, mientras dormimos, el cerebro trabaja constantemente para regenerar las células del cuerpo. La melatonina, también conocida como la «hormona del sueño», tiene un papel clave en nuestra salud física y mental.

Dormir bien nos protege de problemas cardiovasculares, previene la diabetes, protege nuestros genes, cuida nuestros huesos, tiene función antiinflamatoria y apoya a nuestro sistema inmune. Dormir también combate la obesidad y el envejecimiento. Todo es positivo.

Dormir nos ayuda a pensar claramente y aumenta nuestra concentración. Nos proporciona una capacidad de reacción más alta y asienta nuestra memoria. Dormir nos hace tomar mejores decisiones. Y, aunque no es novedad que, si no dormimos estamos más irritables y menos lúcidos, hay una explicación científica detrás de todo esto.

Cuando estamos despiertos, nuestras neuronas están constantemente estableciendo conexiones y recuerdos basados en nuestras experiencias. Si nos hemos hecho daño con el borde de la cama, en nuestro cerebro asociaremos el concepto de cama con dolor, creando un recuerdo y una conexión para que no vuelva a suceder. Nos pasan miles de ejemplos como éste. De mayor y menor importancia, por supuesto. Lo interesante está en que, cuando dormimos, el cerebro se encarga de enjuagar y lavar las conexiones que no son importantes para dar espacio a nuevos recuerdos.

Numerosos estudios demuestran que, en la fase REM, que es cuando soñamos y mejor descansamos, el cerebro elimina esas conexiones neurológicas tóxicas que se pueden acumular durante el día. Si no dormimos, el cerebro no limpia. Mientras leía e investigaba, esto me llamó muchísimo la atención, porque, aunque es bien sabido que quien no duerme está de peor humor, menos concentrado, etc., no tenía ni idea de este proceso neurológico que hace nuestro cerebro mientras dormimos.

La falta de sueño afecta directamente a nuestra amígdala, estructura cerebral que se encarga de controlar muchas de nuestras emociones inmediatas. Cuando no dormimos bien, la amígdala se intensifica causando reacciones más intensas ante cualquier situación.

La falta de sueño también dificulta la comunicación entre la amígdala y la corteza prefrontal, un área del cerebro que regula la impulsividad en nuestras reacciones. En uno de los estudios que leí decía que, esta parte del cerebro, es como un agente de tráfico emocional. Es la parte del cerebro que nos ayuda a frenar la impulsividad de nuestras emociones. Está claro que cada persona tiene una inteligencia emocional diferente, por lo que la falta de sueño afectará a unas personas más que a otras. Yo, por ejemplo, que ya soy impulsiva por naturaleza, creo que necesito vigilar mis hábitos de sueño y trabajar para que la amígdala y la corteza prefrontal se comuniquen bien.

No voy seguir escribiendo sobre lo importante que es dormir porque hay muchísima información y no terminaría nunca. Lo único que puedo decirte es que, una vez más, estoy maravillada con lo impresionante e importante que es el funcionamiento de nuestro cerebro. Me encanta aprender y descubrir cómo funciona. Creo que, cuanto más nos conozcamos, mejor nos cuidaremos.

Cuidemos nuestros hábitos de sueño y, sobre todo, enseñemos a los más pequeños lo importante que es descansar y dormir. No me voy a meter en consejos de rutinas de sueño, a qué hora hay que irse a dormir, si hay que dejarlos llorar hasta que se duerman solos, a qué edad pasarlos de la cuna a la habitación, etc. Creo que es una decisión muy personal y que cada familia es un mundo. Lo que sí te invito es a enseñarle a tus hijos que dormir es un ritual esencial. Diseña tu rutina personal antes de irte a dormir. Deja los móviles, tablets y pantallas a la misma hora siempre y dedica un momento para desconectar. Un baño de agua caliente, un masajito en los pies, una dinámica de relajación, un ritual para ponerse el pijama, lee siempre un libro, una meditación guiada como la de «El globo volador» que a mí me encanta.  Sea cual sea tu rutina, disfrútala y repítela cada día. Estoy segura de que, si cuidamos nuestra higiene del sueño, y enseñamos a los más pequeños a cuidarla, tendremos una familia emocionalmente más fuerte. Y también física y mental.¡A por ello!

ESTAR, CON MAYÚSCULAS

Ayer por la mañana una amiga me envió este vídeo por Whatsapp. Quizás tú también lo habrás recibido, porque estos días ha circulado mucho. Si todavía no lo has visto, te recomiendo que lo hagas haciendo clic en este enlace. Son cuatro minutos y te aseguro que vale mucho la pena.

¿Qué te ha parecido? Fuerte, ¿no? A mí me dio una llorera… Es cierto que, a causa de mi nueva maternidad, tengo las hormonas a tope y estoy con la lágrima fácil, pero me ha hecho reflexionar muchísimo.

En primer lugar, me ha hecho tomar consciencia de que la vida tiene un fin y de que tenemos que aprovecharla. No voy a ponerme dramática ahora, pero creo que, si pensamos que nuestro tiempo no será eterno, seguro que lo aprovecharemos mucho mejor. Sobre todo, haciendo cosas que realmente nos gusten y pasándolo con aquellas personas que realmente nos importen. Estoy convencida de que Ruavieja ha lanzado esta campaña publicitaria tan impactante y a la vez tan real para que nos demos cuenta de que el estrés diario, las redes sociales y el ritmo de vida tan acelerado que llevamos nos quita muchísimo tiempo de calidad que antes pasábamos con las personas a las que más queríamos. ¿A que sí?

No quiero caer en el tópico de si tecnologías sí o tecnologías no. Está claro que las pantallas forman parte de nuestra vida cada segundo: ordenador, móvil, tele, tablet… pero, como nos recuerda el vídeo, no por estar rodeados de tecnología y de pantallas tenemos que perder el contacto personal. No negaré que las tecnologías tienen muchísimos aspectos súper positivos y extremadamente útiles, claro que sí, pero nunca podrán suplir el contacto humano. Las cifras que muestra el anuncio ponen la piel de gallina: en los próximos 40 años pasaremos 442 días jugando con el móvil, 520 días viendo series, 6 años viendo la tele, 8 años navegando por Internet y 10 años mirando pantallas. En cambio, en los próximos 40 años sólo pasaremos algunos días con las personas que más nos importan. Inadmisible, ¿no? Leer estas cifras me ha hecho rebelarme, no quiero “pasar por el aro” y estar hiperconectada constantemente. Todos afirmamos que nuestros seres queridos son lo más importante, pero la forma en que distribuimos nuestro tiempo no lo demuestra. ¡Cambiémoslo ya!

Desayunar con mi mejor amiga, cenar tranquilamente con mi marido, tomar un café con mi hermana, comer con mis padres o pasar la tarde jugando con mis hijos es muchísimo mejor que hacerlo a través del móvil. Pero muchísimo mejor. Y creo que nos equivocamos cuando, por hablar un rato por WhatsApp con nuestra madre, pensamos que ya hemos tenido contacto con ella ese día. No, ese no es el contacto face to face, el contacto que queremos.

Las redes sociales, por ejemplo, están súper bien para mantener el contacto con amigos o familiares que tenemos lejos. Yo, por ejemplo, mantengo el contacto con mis amigos del Erasmus gracias a Facebook e Instagram. Cada uno vivimos en una parte del mundo y es realmente útil poder hablar en tiempo real y compartir nuestras fotos y experiencias. Reconozco que, en este caso, las redes sociales van muy bien. En este caso sí que defiendo el hecho de pasar un tiempo delante de una pantalla para mantener el contacto entre nosotros. Sin embargo, ¿para mantener el contacto con mi hermana, que vive cinco calles más arriba que yo? Eso sí que no. Me niego.

Reconozco que me produjo un poco de anisedad pensar que no me queda tanto tiempo para vivir con las personas más importantes de mi vida, que son mi familia y mis amigos. Por eso voy a seguir el consejo del anuncio: “Tenemos que vernos más”. Aparcaré el móvil y dedicaré más tiempo a estas personas tan importantes. A partir de ahora, cuando esté con estas personas, lo estaré de verdad. Porque estar con alguien es ESTAR, con mayúsculas. A partir de ahora, me prohíbo estar jugando con mi hijo y mirando de reojo el móvil porque recibo algún email o porque me habla alguien por WhatsApp. Después de ver este anuncio, estos momentos no pueden volver a repetirse. Nunca más.