Entradas

ESTAR, CON MAYÚSCULAS

Ayer por la mañana una amiga me envió este vídeo por Whatsapp. Quizás tú también lo habrás recibido, porque estos días ha circulado mucho. Si todavía no lo has visto, te recomiendo que lo hagas haciendo clic en este enlace. Son cuatro minutos y te aseguro que vale mucho la pena.

¿Qué te ha parecido? Fuerte, ¿no? A mí me dio una llorera… Es cierto que, a causa de mi nueva maternidad, tengo las hormonas a tope y estoy con la lágrima fácil, pero me ha hecho reflexionar muchísimo.

En primer lugar, me ha hecho tomar consciencia de que la vida tiene un fin y de que tenemos que aprovecharla. No voy a ponerme dramática ahora, pero creo que, si pensamos que nuestro tiempo no será eterno, seguro que lo aprovecharemos mucho mejor. Sobre todo, haciendo cosas que realmente nos gusten y pasándolo con aquellas personas que realmente nos importen. Estoy convencida de que Ruavieja ha lanzado esta campaña publicitaria tan impactante y a la vez tan real para que nos demos cuenta de que el estrés diario, las redes sociales y el ritmo de vida tan acelerado que llevamos nos quita muchísimo tiempo de calidad que antes pasábamos con las personas a las que más queríamos. ¿A que sí?

No quiero caer en el tópico de si tecnologías sí o tecnologías no. Está claro que las pantallas forman parte de nuestra vida cada segundo: ordenador, móvil, tele, tablet… pero, como nos recuerda el vídeo, no por estar rodeados de tecnología y de pantallas tenemos que perder el contacto personal. No negaré que las tecnologías tienen muchísimos aspectos súper positivos y extremadamente útiles, claro que sí, pero nunca podrán suplir el contacto humano. Las cifras que muestra el anuncio ponen la piel de gallina: en los próximos 40 años pasaremos 442 días jugando con el móvil, 520 días viendo series, 6 años viendo la tele, 8 años navegando por Internet y 10 años mirando pantallas. En cambio, en los próximos 40 años sólo pasaremos algunos días con las personas que más nos importan. Inadmisible, ¿no? Leer estas cifras me ha hecho rebelarme, no quiero “pasar por el aro” y estar hiperconectada constantemente. Todos afirmamos que nuestros seres queridos son lo más importante, pero la forma en que distribuimos nuestro tiempo no lo demuestra. ¡Cambiémoslo ya!

Desayunar con mi mejor amiga, cenar tranquilamente con mi marido, tomar un café con mi hermana, comer con mis padres o pasar la tarde jugando con mis hijos es muchísimo mejor que hacerlo a través del móvil. Pero muchísimo mejor. Y creo que nos equivocamos cuando, por hablar un rato por WhatsApp con nuestra madre, pensamos que ya hemos tenido contacto con ella ese día. No, ese no es el contacto face to face, el contacto que queremos.

Las redes sociales, por ejemplo, están súper bien para mantener el contacto con amigos o familiares que tenemos lejos. Yo, por ejemplo, mantengo el contacto con mis amigos del Erasmus gracias a Facebook e Instagram. Cada uno vivimos en una parte del mundo y es realmente útil poder hablar en tiempo real y compartir nuestras fotos y experiencias. Reconozco que, en este caso, las redes sociales van muy bien. En este caso sí que defiendo el hecho de pasar un tiempo delante de una pantalla para mantener el contacto entre nosotros. Sin embargo, ¿para mantener el contacto con mi hermana, que vive cinco calles más arriba que yo? Eso sí que no. Me niego.

Reconozco que me produjo un poco de anisedad pensar que no me queda tanto tiempo para vivir con las personas más importantes de mi vida, que son mi familia y mis amigos. Por eso voy a seguir el consejo del anuncio: “Tenemos que vernos más”. Aparcaré el móvil y dedicaré más tiempo a estas personas tan importantes. A partir de ahora, cuando esté con estas personas, lo estaré de verdad. Porque estar con alguien es ESTAR, con mayúsculas. A partir de ahora, me prohíbo estar jugando con mi hijo y mirando de reojo el móvil porque recibo algún email o porque me habla alguien por WhatsApp. Después de ver este anuncio, estos momentos no pueden volver a repetirse. Nunca más.