Entradas

Unas cracks que enseñan con alegría

Hace poco más de un año escribí un post sobre la importancia de que los niños aprendan de una manera divertida y no “a la forma tradicional”, que consistía en memorizar, estudiar un montón para un examen y no recordar nunca más lo que habíamos estudiado. En mi artículo destacaba de la importancia de que los niños aprendan motivados y felices. Justamente en esto se basa el aprendizaje significativo, de lo que voy a hablarte hoy.

¿Qué es el aprendizaje significativo? Es un tipo de aprendizaje en el que el centro es el niño que aprende, un aprendizaje en el que no hay imposiciones, sino alegría.

No voy a adentrarme en explicaciones teóricas sobre el aprendizaje significativo a nivel neurológico, porque prefiero explicártelo de forma mucho más práctica. Para que un niño aprenda de manera significativa, el eje fundamental será su relación con el profesor que le está enseñando. Sí, sí, las relaciones personales que los profesores construyen con sus alumnos son clave para que estos aprendan. ¿Por qué? Porque si un niño se siente entendido y valorado, se esforzará y tendrá ganas de aprender.

Justamente de esto habla Rita Pierson en su TED Talk. Es genial. Dice que ningún aprendizaje significativo puede ocurrir sin una relación significativa y que los niños no aprenden de la gente que no les gusta. Qué fuerte, ¿no? Esta conferencia sirve tanto para profesores, como para educadores, como para padres. Todos podemos aprender muchísimo de una crack como Pierson, una profesora con más de 40 años de experiencia. Destaca que existe una conexión humana y de las relaciones personales en cualquier proceso de aprendizaje. Por tanto, los niños tienen que llevarse bien con sus profes y con sus padres o familiares que les enseñen algo.

¿Y cómo podemos hacerlo nosotros, como padres y/o profesores? Pues haciendo partícipes a los niños, potenciando que desarrollen su espíritu crítico, incentivando que aprendan por placer, mediante retos, y no por obligación. Si imponemos las cosas, los niños no lo verán como un conocimiento útil y lo más normal será que no lo aprendan bien, sino sólo para el examen, pero luego se les olvidará en seguida. En cambio, el aprendizaje significativo es activo, constructivo y duradero, porque estamos comprendiendo lo que aprendemos y dándonos cuenta de que, en un futuro, nos será útil.

Una de las frases que más me dicen las mamás y papás de nuestros alumnos es: me encanta que aprenda inglés así, y no como nosotros, que íbamos obligados a una academia y que le cogimos manía al inglés. Mucha gente tiene cruzados los idiomas por esta razón, porque le obligaron a aprenderlos porque eran lo mejor para él. El inglés es el futuro, recuerdo que me decían de pequeña. Sí, es cierto, pero para que en ese futuro me siguiera acordando del inglés tenía que aprenderlo bien, con alegría e ilusión, y no obligada. Mis padres lo debieron hacer muy bien, porque los idiomas siempre han sido algo muy importante para mí, con lo que he disfrutado muchísimo y que me ha enriquecido un montón. Recuerdo la cara que se les quedó a mis padres cuando les dije que, para mi carrera, quería elegir como primera lengua extranjera el francés y, como segunda, el ruso. ¿Eing? ¿Ruso? Pues sí, me encantó y disfruté muchísimo el proceso de aprenderlo desde cero. ¿Por qué? Por las profesoras que tuve, expertas con muchísima experiencia y con muchas ganas de enseñar. Y de enseñar bien, motivando a sus alumnos. En cambio, también tengo el recuerdo de alguna profesora del cole que me hizo coger un poco de manía al inglés durante algunos años, porque daba la clase sólo para cumplir, y punto. ¡Cómo se nota eso!

Cuando empecé mi aventura de WonderFUN, una de las cosas que me marqué como prioritarias fue el tipo de profesoras que quería que formaran parte de mi equipo. Además de que debían tener la formación necesaria para enseñar inglés a niños, soñaba con profes simpáticas, motivadoras, con un punto de “mamis” para nuestros pequeños, cariñosas, divertidas… con ganas de enseñar. Y me enorgullece muchísimo pensar que lo he conseguido, que todas las y los profes que tenemos, tanto las titulares como las colaboradoras más puntuales, son unas cracks. Unas cracks que enseñan con alegría y que tienen un feeling súper especial con sus alumnos.

Y funciona. Te aseguro que funciona y que los niños perciben que aprender con nosotras es divertido, motivante y útil. Conseguimos que el inglés sea algo importante y guay para ellos.

Así pues, tanto si eres profe, como educador en cualquier ámbito, como si “sólo” eres mamá o papá, recuerda siempre que si enseñas con alegría, poniéndote en la piel del niño y sin imponer nada, tu hijo (o alumno) lo agradecerá y aprenderá muchísimo mejor, sea lo que sea lo que tenga que aprender.

¿Realmente vale la pena seguir aprendiendo inglés?

La semana pasada estuve hablando con el papá de unas alumnas nuestras cuando las vino a buscar. Me comentó que ese día había tenido una reunión con un cliente extranjero por Skype y que había usado el traductor simultáneo que tiene este programa. :O What?? Después, me dijo que había invertido mucho dinero en que sus hijas aprendieran inglés desde pequeñas contratando a una canguro en inglés, viniendo aquí cada semana desde los tres años, etc. Su pregunta, al final de nuestra conversación, fue: ¿Realmente vale la pena que mis hijas aprendan inglés? Total, cuando sean mayores, seguro que las máquinas traducirán simultáneamente cualquier idioma y ya no necesitarán saberlo…

Cuánto me hizo reflexionar esa conversación de diez minutos. Mucho.

Al día siguiente, lo primero que hice fue investigar acerca del traductor simultáneo de Skype, porque no tenía ni idea de que existía. Efectivamente, Skype Translator es un traductor incorporado a la aplicación que permite traducir las conversaciones a tiempo real. De hecho, Skype Translator traduce desde y hacia el inglés, por supuesto, y a otros nueve idiomas más. El último que se añadió, en abril de este año, fue el japonés. Increíble, ¿no? No es que se prevea  que esto ocurrirá en el año 2030, sino que ya es una realidad hoy, a finales del año 2017.

Estuve un par de horas leyendo artículos sobre diferentes aplicaciones y herramientas que, efectivamente, traducen conversaciones a tiempo real, traducen textos mientras se están escribiendo… Es evidente que la tecnología se está desarrollando a pasos agigantados y que, en pocos años, ha evolucionado de una forma increíble. Sin embargo, creo que también es evidente que aprender un idioma no sólo es ser capaz de traducir una conversación, sino también poder comunicarnos cuando vamos a otro país, conocer nuevas culturas y enriquecernos de ellas. Aprender un idioma extranjero te aporta mucho más que simplemente la capacidad de comunicarte, es una puerta a conocer otras culturas y otras formas de ver el mundo.

Por otro lado, me intenté imaginar cómo sería el futuro cercano, dentro de cinco o diez años. ¿Es el progreso de la inteligencia artificial el fin de la inteligencia humana? No lo creo. Aunque las máquinas, ordenadores o robots cada vez sabrán hacer más cosas y seguramente mejor que los humanos, ¿no querremos estudiar ni aprender nada porque ellos lo harán todo mejor que nosotros?, ¿nos volveremos tontos y pasivos? No lo creo y, sinceramente, espero que no sea así. Por muchos avances tecnológicos que haya en los próximos años, la inteligencia humana no se va a frenar. Porque las personas somos seres emocionales, creativos, con sentimientos, capaces de decidir. En cambio, la inteligencia artificial, aunque esté cada vez más cerca de parecerse a la humana, se ha creado basándose en ésta y sus funciones han sido creadas precisamente por un programador.

Dejando a un lado el futuro y lo que pueda ocurrir, ahora hablaré de las traducciones automáticas versus las traducciones humanas. Por mi formación profesional (durante varios años fui intérprete simultánea de conferencias de inglés, francés e italiano), me cuesta imaginarme que un ordenador o un robot podrá hablar igual de fluidamente o traducir simultáneamente igual de bien que un humano. Los giros de significado, las bromas, las connotaciones de cada idioma son muy difíciles de traducir automáticamente por una máquina. Siguiendo en esta línea, me ha venido a la cabeza una frase mítica que nos repetían mucho en la carrera de Traducción: non verbum de verbo, sed sensum exprimere de sensu. Es de Cicerón, uno de los más grandes poetas romanos. La frase dice que una traducción no debe expresar la palabra correspondiente a cada palabra, sino el sentido correspondiente a cada sentido. El sentido es lo más difícil de traducir y, por tanto, más difícil que lo haga una máquina. Evidentemente, no voy a negar que cada vez lo hacen mejor, pero creo firmemente que todavía no lo hacen igual que un ser humano. Además, por muy útiles que sean los traductores virtuales, si hay algo de lo que carecen, es de sentimientos. Por eso, aunque sean un complemento súper útil, nunca podrán reemplazar el tú a tú de una conversación real entre seres humanos.

Volviendo a la conversación que tuve la semana pasada con el papá, sigo convencida de que, por muchos avances tecnológicos que haya respecto a los idiomas y a los traductores automáticos, para participar en el mundo globalizado de este siglo en el que estamos viviendo, es necesario hablar inglés o, como mínimo (muy muy mínimo), entenderlo y defenderse para salir del paso en una conversación básica. Desde las famosísimas series de Netflix, hasta los memes de Internet o muchas aplicaciones para los móviles, todo es en inglés. El predominio lingüístico de este idioma es más que evidente.

Para terminar, me gustaría destacar también que hay algo inherentemente atractivo en el aprendizaje de un idioma nuevo, ya sea el inglés o cualquier otro. La sensación de poder comunicarte sin problemas en otros idiomas que no son el tuyo, para mí es indescriptible. El subidón cuando te das cuenta de que puedes viajar sin ninguna barrera porque eres capaz de hablar y entender perfectamente también es indescriptible. Como veis, se nota que soy traductora e intérprete de formación, pero es que realmente pienso que no puede haber nada negativo ni inútil en el hecho de aprender un idioma nuevo (o dos, o tres, o cuatro, o cinco).

¿Con todo esto quiero decir? Pues que está claro que la tecnología está aquí para quedarse y para ayudarnos en nuestro día a día. Por supuesto, no la dejaría nunca de lado. Sin embargo, las personas tenemos que seguir aprendiendo, seguir formándonos en lo que nos guste y seguir sabiendo hacer cosas por nosotros mismos. Eso sí, usando la tecnología para crecer, evolucionar y comunicarnos en este mundo tan global en el que nos ha tocado vivir.