Entradas

Este verano, déjalos que se ensucien

Última semana de coles para muchos. Las vacaciones están a la vuelta de la esquina, los planes de verano, las escapadas y los días largos en los que algunas veces no sabes qué hacer con los niños. Los padres también se quieren relajar. Las madres también necesitan descansar. Todos quieren un poquito de silencio pero, seamos sinceros, con niños es prácticamente imposible. Así que, una vez aceptado esto, te voy a dar un consejo: este verano, déjalos que se ensucien, que exploren, que la líen, que mezclen agua con tierra y piedras, que ensucien sus muñecos, que se bañen en barro, que coman con las manos, que sean libres. Recuerda que, con muy poco, puedes hacer que estén entretenidos durante mucho tiempo.

Creo que no me equivoco cuando digo que cada vez estamos más estresados por tenerlo todo planificado. Y es muy importante tener planes. Y ser organizado. Pero es tan importante esto como dejarse ir un poquito. Y tus hijos tienen que verlo para aprenderlo. Al final, como dice mi padre: los hijos no hacen lo que tú les dices, simplemente te imitan. Si esto es cierto, si te ven relajado, se relajarán; si te ven aburrido, se aburrirán; si te ven descansar, descansarán. Y qué difícil es, ¿eh? A mí, con mis alumnos, me cuesta muchísimo. Algunas veces me dan ganas de tirar la toalla, pero es siempre cuestión de paciencia. Otra cualidad importantísima de enseñar.

¿Y a qué viene todo esto? Pues viene de que, hace algunas semanas, en mi clase con los más pequeñitos, organicé un circuito de equilibrio y texturas para que jugaran. Invertí mucho tiempo preparando los materiales, pensando en la mejor manera de poner las bandejas, qué materiales irían en cada una, etc. Quedó increíble y me moría de ganas de que llegase el viernes y ponernos a jugar. Y así fue.

Jugaron menos de 5 minutos. Ya está. Mi plan de que hicieran el circuito muchísimas veces y sintieran la tierra, y el algodón y los pompones y la pasta…finalizó en un abrir y cerrar de ojos. Me acuerdo que le comenté a una de las mamás lo fuerte que me parecía cómo a veces invertimos tanto tiempo preparando algo para los niños para que ellos en menos de lo que canta un gallo se aburran y decidan no seguir «tu plan».

Me quedé con la espinita clavada y el viernes pasado decidí volver a montar el circuito. Les enseñé de nuevo cuál era el objetivo del juego (mi objetivo) y los dejé tranquilos. Me senté en una esquina a observarlos y dejé que hicieran lo que quisieran.

Fue increíble. Estuvieron 15 minutos (que ya es bastante) jugando en el circuito, mezclando las piedras con el agua, la tierra y el arroz, vaciando las jarras de agua, pasándoselo pipa y jugando a los equilibrios cuando ellos querían, cuando ellos lo decidían.

Aprendí que los niños necesitan tiempo para entender lo que nosotras damos por sentado. Aprendí que es muy importante ser paciente con ellos y dejar que exploren, toquen, sientan, revuelvan y descubran causas y consecuencias por ellos mismos. Me di cuenta, una vez más, de que el juego es el idioma universal de cualquier niño y que cada uno lo desarrolla a su manera.

Te invito a que este verano te ensucies con tus hijos. Tengas paciencia y no lo planees exactamente todo. Créeme que te servirá tanto a ellos como a ti. Si tienes niños pequeños, te invito a que hagas este circuito con ellos. Los materiales los eliges tú, yo utilicé:

  • 3 bandejas grandes
  • 2 pequeñas
  • Piedras
  • Tierra
  • Agua
  • Juguetes que se puedan mojar
  • Arroz y garbanzos pintados (ojo con los más pequeñitos)
  • Pan rallado
  • Esponjas
  • Pasta cruda

Pones cada cosa en las bandejas, ¡y a jugar!. Y no esperes que hagan el circuito con un equilibrio perfecto y sin ensuciar nada. Al contrario. Déjalos que exploren y jueguen. Enséñales cómo divertirse y hacer equilibrios en las bandejas grandes y luego siéntate, observa, descansa y disfruta de ver a tus hijos cómo exploran, cómo aprenden y, sobre todo, cómo crecen.

Hoy nos despedimos del WonderBLOG. A partir de la próxima semana estaremos súper centradas en nuestro Summer Camp y después…¡vacaciones! Nos vemos en septiembre familias, muchísimas gracias a todos los que han hecho de este curso ¡un gran curso!

Feliz verano a todos.

Mi paso por la neurociencia

Todos los que me conocéis sabéis lo mucho que apuesto por el aprendizaje a través del juego. De hecho, personalmente ha sido una de las cosas más bonitas que he aprendido a lo largo de mi carrera como profesora. Empíricamente me he dado cuenta de que, si los niños son felices, aprenden más y mejor. Pues hoy voy a intentar explicároslo de manera científica. A ver qué tal.

La semana pasada publicamos un vídeo en nuestro Facebook en el que David Bueno, doctor en biología y profesor de genética en la Universidad de Barcelona, nos explica el proceso de aprendizaje desde el punto de vista de la neurociencia. Es un vídeo que dura más de una hora y varias mamás nos han dicho que habían comenzado a verlo pero que duraba mucho tiempo y les resultaba muy difícil terminarlo. Como me encantó y descubrí cómo aprenden mis niños desde el punto de científico, he decidido contaros lo que me ha parecido más interesante.

El vídeo comienza explicando lo importante que es aprender música, artes plásticas y educación física. Este tema me tomaría un post entero así que, para poneros un ejemplo, me voy a enfocar en lo imprescindible que es la educación física en el proceso de aprendizaje. El ejercicio exige coordinación de movimientos y nos enseña que existen secuencias. Por ejemplo, ¿qué proceso nos lleva encestar una canasta? Primero hay que coger la pelota, mirar a la canasta y después lanzarla. Si hacemos los movimientos al revés, sería completamente imposible encestar. Este proceso tan sencillo establece conexiones en nuestro cerebro y se queda almacenado como aprendizaje de secuencias. Respetar la secuencia de las cosas es crucial para resolver sumas y restas o para seguir un proceso de laboratorio químico. El rendimiento en el aula siempre es mejor si entendemos que todo tiene un orden.

Y, científicamente, ¿cómo aprendemos? A ver si logro explicarme bien porque soy más de letras que de ciencias.

Cualquier cosa que nosotros aprendemos, el cerebro la guarda como un patrón de conexiones. Nuestro cerebro está formado por 85 mil millones de neuronas, pero lo importante son las conexiones que hacen entre ellas. Cuantas más conexiones haya, mejor. Éstas se logran si el aprendizaje involucra varias partes del cerebro. Es decir, si toca las emociones, si contextualiza, si el aprendizaje es transversal. Si aprendemos química a través de un experimento que implique tocar, sentir, oler, escuchar, observar y sorprenderse con el resultado, lograremos un aprendizaje  mucho mayor y más completo que si lo hacemos a través de una tabla de fórmulas químicas, un cuaderno y veinticinco niños sentados a nuestro alrededor.  El cerebro funciona como un todo integrado.

Aprender es fácil y la forma instintiva que tenemos de aprender como especie humana es a través del juego. De hecho, es como aprendemos de pequeños. El juego es ensayo, error y perfeccionamiento. Es aprender a interactuar con el entorno y con las demás personas. El juego te da la posibilidad de equivocarte sin que pase nada. El juego debería ser considerado una herramienta educativa obligatoria. Esto no significa estar divertido, significa estar motivado. Está comprobado que sin motivación no hay aprendizaje y ¿a quién no le motiva jugar?

Vamos ahora a la parte genética. Ser inteligente, de acuerdo al científico, viene de serie y también se puede entrenar. Está claro que nosotros llegamos a este mundo con una genética heredada y establecida que nos hace ser diferentes y tener distintas capacidades mentales.

Para explicarlo mejor, el profesor reparte hojas de papel a todos los asistentes de la conferencia y les pide que sigan sus instrucciones para construir un avión de papel. Cuando termina, los asistentes muestran sus aviones y todos son diferentes y raros. Incluso se ríe un poco y comenta que más de uno no volará. ¿Por qué? Porque todos tenían un trozo de papel de diferente tamaño y forma. Si sigues las mismas instrucciones para un papel diferente, el resultado puede ser desastroso. Lo mismo pasa con la educación. Tengo que deciros que me encantó el ejemplo. En él se explica de una manera tan sencilla que, si a todo el mundo lo educamos de la misma manera, habrá algunos que respondan bien y otros que no. Si la persona que tenía el trozo de papel más deforme, lo hubiese doblado de diferente manera, le hubiese salido un avión más pequeño pero con capacidad de volar.

Sí, hay personas que nacen con diferentes capacidades, pero si los educamos de la manera correcta, contextualizando la información e involucrando emociones positivas, lograremos el mejor resultado posible de cada cerebro.

Y ahora hablemos de emociones. ¿Qué son las emociones para nuestro cerebro? Son patrones de conducta que se generan sin que seamos conscientes de ello y, hasta que no se manifiestan, no podemos ser conscientes de dichas emociones. Por ejemplo, cuando vamos caminando por la calle y olemos algo que no nos gusta nada, en ningún caso nos detenemos a pensar: Qué mal huele, ahora voy a sentir asco. No. Automáticamente es: ¡Uy! qué asco, qué mal huele. Las emociones son patrones de reacción rápida. Es aquello que nos permite reaccionar sin pensar ante una situación que puede ser una amenaza o una oportunidad.

David Bueno asegura que, sin emoción, el cerebro no recuerda nada, simplemente porque no le importa. El cerebro almacena únicamente aquel aprendizaje que lleve emoción. Todo esto está muy bien, mientras la emoción sea positiva. Si los niños aprenden con miedo, asociarán el aprendizaje con una emoción negativa y serán personas que no querrán aprender cosas nuevas en el futuro. Serán adultos que no tendrán ningún interés en ser transformadores de su entorno.

En la conferencia, el profesor habla de dos emociones imprescindibles para generar personas que quieran cambiar el mundo: la alegría y la sorpresa. Por una parte, el aprendizaje a través de la alegría es un aprendizaje con confianza. Si sentimos alegría, querremos manifestarla y compartirla con los demás. Por otro lado, la sorpresa activa en nuestro cerebro una zona que se llama tálamo. Si queréis saber en dónde está y la explicación más específica os recomiendo visitar este enlace. Bueno, el tálamo es una glándula que se encarga de la atención. Es por esto que la sorpresa incrementa la atención de los niños. Sin atención, no hay aprendizaje. El tálamo no sólo se encarga de la atención si no también de la motivación.

La motivación se manifiesta como un aporte extra de energía, en forma de glucosa y oxígeno, para nuestro cerebro. Una persona motivada puede trabajar durante horas y horas sin cansarse. La motivación nos genera placer y esto hace que, todo lo que aprendamos, el cerebro lo valore como algo positivo.

Espero no haberos mareado con tanto término. No olvidéis que mi objetivo principal es justificar el aprendizaje a través del juego y las emociones desde un punto de vista científico. Si sabemos cómo funciona nuestro cerebro, seremos capaces de entenderlo y trabajar por una mejor educación. Hasta aquí llegó mi explicación. Si sois padres o profesores de niños adolescentes, os recomiendo que sigáis el vídeo a partir del minuto 38. Es donde yo me quedé.