Entradas

Escucha, canta ¡y aprende!

Uno de los primeros artículos que escribí en el WonderBlog daba algunas razones por las que es fácil aprender un idioma a través de canciones y daba una lista de canciones sencillas para niños.

Sigo convencida de que la música es una herramienta súper útil para aprender un idioma, lo experimento cada día tanto con nuestros alumnos como con mis hijos. Por eso en este artículo  me gustaría ahondar un poco más en este tema e ir un poco más allá.

¿Por qué funcionan tan bien las canciones para aprender inglés (u otro idioma)?

En primer lugar, porque la repetición es uno de los factores más importantes a la hora de aprender un idioma y, generalmente, las canciones que nos gustan, las escuchamos una y otra vez. Tanto niños como adultos. En segundo lugar, porque hay varios estudios que aseguran que, cuando escuchamos canciones, se nos  activa la misma parte del cerebro que cuando aprendemos un idioma extranjero. ¡Ahí está! Si a eso le sumamos que muchas de las palabras y pautas de sonido de una canción son repetitivas, todavía facilita más que se nos queden ciertas palabras, expresiones o incluso frases de las canciones que nos gustan. El inglés “se archiva” en nuestra cabeza, porque la música y la letra de las canciones permanecen en el cerebro y pueden salir en el momento más inesperado. ¿No te ha pasado nunca? Además, como las canciones van dirigidas a los hablantes nativos, usan lenguaje actual y expresiones coloquiales, algo también muy positivo para aprender un idioma.

Dicho esto, me gustaría dividir la siguiente parte de mi artículo es dos: por un lado, ideas de canciones y recursos para aprender inglés los niños y, por otro, los adultos. Ya que son dos mundos totalmente diferentes.

Para niños: además de canciones que se enganchan hasta convertirse en un fenómeno social, como Baby shark, te recomiendo otras. A Bruno y a Martina les encantan las canciones de Super simple songs  y las de Bounce Patrol. Las dos las puedes encontrar tanto en YouTube, si quieres ver también los vídeos, que son muy monos e infantiles, como en Spotify, si prefieres sólo escucharlas. Las canciones de Bounce Patrol están muy bien porque ya no son tan sencillitas, sino que tratan de temas con vocabulario específico: profesiones, Navidad, animales, partes del cuerpo, escuela, etc. Por ejemplo, uno de nuestros hits es la canción de los firefighters. Y no te creas que es tan fácil de entender, ¿eh? A través de ella hemos aprendido un montón de palabras relacionadas con los bomberos: manguera, sirena, casco, fuego, etc.

Para adultos: mi consejo es que te hagas una lista de tus canciones preferidas (en inglés o en el idioma que sea, obviamente) y busca las letras. Aquí tienes una web que está muy bien. Imprímetelas, ve subrayando las palabras que no entiendas y busca su traducción. Requiere un poco de tiempo, es cierto, pero va súper bien. Cuando era profe de inglés o francés en academias de idiomas, hace ya unos añitos, siempre buscaba canciones famosas para motivar a los adolescentes y a los adultos a ampliar su vocabulario. ¡Y funciona! Investigando sobre este tema, he encontrado un libro que me parece una pasada, que se titula All you need is English. Es una guía musical de la gramática inglesa. Es decir, incluye todos los puntos clave de la gramática inglesa explicados a través de canciones de grupos y artistas británicos, además de anécdotas y curiosidades para mejorar la comprensión lectora. Podrás estudiar los pronombres con Adele, el presente con Queen, el pasado con The Beatles, el futuro con Muse, el comparativo con Amy Winehouse, y las preposiciones con Iron Maiden, Arctic Monkeys y Supertramp, entre otros muchos temas. Aquí te dejo el link por si te lo quieres comprar. Que conste que no nos han pagado ni nada por anunciarlo, ¡simplemente me ha parecido una buenísima idea!

Con esto voy a terminar por hoy. Recordándote que para escuchar música no se necesita mucho tiempo, porque podemos hacerlo mientras conducimos para recoger a los niños en el cole, mientras nos duchamos o mientras vamos andando al trabajo. Así que, no hay excusas, ¡a cantar en inglés!

¡Todos a cantar!

La música es una forma de expresión que atrae a todo el mundo. Todos cantamos, absolutamente todos, aunque sea solamente cuando estamos solos debajo de la ducha. Por eso creo que la música es una herramienta excelente. Sirve para muchas cosas: para relajarnos, para activarnos, para concentrarnos, para divertirnos… y también puede servir para aprender un idioma.

El primer contacto para aprender un idioma nuevo es el auditivo. ¡Pues qué mejor manera que aprender cantando! Escuchando una canción puedes mejorar mucho tu pronunciación, aprender nuevas palabras en inglés o en cualquier otro idioma. Por supuesto, como digo siempre, la incorporación del nuevo idioma será mucho más fácil si somos niños. Por eso te animo a incorporar las canciones como parte importante del aprendizaje del inglés de tus hijos. Además, si cantáis juntos pasarás un rato divertido y entretenido con tus peques.

Seguro que te habrá pasado alguna vez que una canción se te mete en la cabeza y no hay manera de dejar de cantarla. Pues imagina lo que supondrá que una canción en inglés se le meta en la cabeza de tu hijo y la esté cantando y cantando sin parar. ¡Y verás lo contento que se pone cuando la entienda toda!

Aprovechando que, como yo, muchos empezaréis las vacaciones en breve (quizás algunos ya estaréis disfrutando de ellas), he pensado que seguramente tendréis ocasión de pasar más tiempo con vuestros hijos. Podéis dedicar una parte de ese “tiempo libre” a cantar y bailar con ellos. ¡Les encanta! También podéis grabar un CD para ponerlo en el coche mientras viajáis. Así evitaréis bastante el “¿Cuánto faltaaaa?”.

He hecho una recopilación de las diez canciones para niños que más me gustan y que creo que son útiles y sencillas para que tus peques empiecen a cantar en inglés. Te dejo el vídeo de youtube de cada una de ellas por si lo quieres ver con tus hijos. Si quieres grabarte un CD para llevártelo de vacaciones, te recomiendo www.listentoyoutube.com, una web en la que sólo copiando el enlace de youtube de la canción que quieras, te la convierte en un archivo de audio y así la puedes grabar fácilmente.

Aquí las tienes:

 

Habrás visto que las letras, en general, son muy sencillas y repetitivas, para que a los niños “se les enganche” la canción y la vayan cantando cada vez más. Lo que me parece más guay de la música y las canciones es que las podemos llevar con nosotros donde sea. Están disponibles en cualquier momento y en cualquier lugar: en la calle mientras paseamos, en el coche mientras viajamos, en casa… Es un juego que puede llegar a ser incluso una dinámica familiar. De hecho, en mi casa, lo era. Recuerdo que sólo subirnos al coche, mi hermana, mi madre y yo ya nos poníamos a cantar (mi padre escuchaba pacientemente mientras conducía). ¡Nos encantaba subir al coche e ir eligiendo, cada una cuando era su turno, la canción que queríamos cantar!.

¿Te animas a cantar con tus hijos? Ya verás, les enCANTARá y su pronunciación en inglés mejorará muchísimo.