Un experimento navideño que mola, ¡y mucho!

Estamos a puntito de comenzar diciembre y hoy te traigo un experimento que sí o sí tienes que hacer con tus hijos.

¿Sabes por qué a las niñas y niños les gusta tanto la famosa slime? Por su textura mocosa y la relajación instantánea que produce jugar con ella. Pues, si a esto le sumamos que ellos mismos pueden ser los creadores de esta increíble mezcla, ya es lo más de lo más.

Y ¿por qué sé yo todo esto? Porque justo lo acabo de experimentar hace media hora que probé la receta que hoy te traigo. ¡Es tan fácil! Llevo 10 minutos jugando con la slime y créeme que es mejor que una pelota anti-estrés. Aparte de que, el subidón que me dio cuando por fin tuvo forma de slime, dejó de engancharse en mis manos y pude comenzar a jugar, fue increíble.

Ingredientes:

Para hacer la cantidad de slime que iría bien para un niño, utilicé:

4 cucharadas de cola blanca (también, puede ser cola transparente con purpurina, eso ya es una pasada)

1/2 cucharada de bicarbonato de sodio

1 cucharada de solución salina para las lentillas

Esto es todo lo que necesitas. ¿Fácil, eh? Lo único de lo que tienes que asegurarte es de que la solución salina para las lentillas tenga ácido bórico o borato de sodio para que haga el efecto químico que queremos.

Procedimiento: 

En un bol, mezclas la cola con el bicarbonato de sodio. Después, añades la solución salina y mezclas hasta obtener una textura no pegajosa. Si te cuesta que no se pegue, siempre puedes ir añadiendo un poquito más de bicarbonato y un poquito más de solución salina. Después, atrévete a coger la slime con las manos y juega con ella. La textura es una pasada, de verdad.

Aparte de que es un experimento súper fácil, no ensucias prácticamente nada.

No te olvides de que un experimento con niños puede durar 5 minutos o puede durar media hora. Todo depende de cómo lo enfoques.

Puedes crear la lista de ingredientes que necesitas e ir a comprarlos junto con ellos. Puedes ir por la calle hablando de la nieve, el invierno, el clima, los árboles y cómo cambia todo. Puedes preguntarles si en realidad creen que con estos ingredientes pueden hacer slime navideña.

Después, puedes describir para qué utilizamos cada ingrediente. Puedes probar el bicarbonato, oler la solución salina y tocar la cola. Utiliza todos tus sentidos.

Si tus hijos son mayores, puedes primero hacer algún concurso para ver quién adivina las cantidades que debemos utilizar. Puedes dejarlos probar sin decirles nada para ver qué pasa y ver si ellos mismos logran obtener la textura que quieran.

Y después… que jueguen y creen cosas. Pueden hacer letras (como lo hice yo), figuras o simplemente jugar con ella.

Espero que mi propuesta te haya gustado, que la pruebes y que la compartas con nosotras. ¡Feliz miércoles!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.