Unas cracks que enseñan con alegría

Hace poco más de un año escribí un post sobre la importancia de que los niños aprendan de una manera divertida y no “a la forma tradicional”, que consistía en memorizar, estudiar un montón para un examen y no recordar nunca más lo que habíamos estudiado. En mi artículo destacaba de la importancia de que los niños aprendan motivados y felices. Justamente en esto se basa el aprendizaje significativo, de lo que voy a hablarte hoy.

¿Qué es el aprendizaje significativo? Es un tipo de aprendizaje en el que el centro es el niño que aprende, un aprendizaje en el que no hay imposiciones, sino alegría.

No voy a adentrarme en explicaciones teóricas sobre el aprendizaje significativo a nivel neurológico, porque prefiero explicártelo de forma mucho más práctica. Para que un niño aprenda de manera significativa, el eje fundamental será su relación con el profesor que le está enseñando. Sí, sí, las relaciones personales que los profesores construyen con sus alumnos son clave para que estos aprendan. ¿Por qué? Porque si un niño se siente entendido y valorado, se esforzará y tendrá ganas de aprender.

Justamente de esto habla Rita Pierson en su TED Talk. Es genial. Dice que ningún aprendizaje significativo puede ocurrir sin una relación significativa y que los niños no aprenden de la gente que no les gusta. Qué fuerte, ¿no? Esta conferencia sirve tanto para profesores, como para educadores, como para padres. Todos podemos aprender muchísimo de una crack como Pierson, una profesora con más de 40 años de experiencia. Destaca que existe una conexión humana y de las relaciones personales en cualquier proceso de aprendizaje. Por tanto, los niños tienen que llevarse bien con sus profes y con sus padres o familiares que les enseñen algo.

¿Y cómo podemos hacerlo nosotros, como padres y/o profesores? Pues haciendo partícipes a los niños, potenciando que desarrollen su espíritu crítico, incentivando que aprendan por placer, mediante retos, y no por obligación. Si imponemos las cosas, los niños no lo verán como un conocimiento útil y lo más normal será que no lo aprendan bien, sino sólo para el examen, pero luego se les olvidará en seguida. En cambio, el aprendizaje significativo es activo, constructivo y duradero, porque estamos comprendiendo lo que aprendemos y dándonos cuenta de que, en un futuro, nos será útil.

Una de las frases que más me dicen las mamás y papás de nuestros alumnos es: me encanta que aprenda inglés así, y no como nosotros, que íbamos obligados a una academia y que le cogimos manía al inglés. Mucha gente tiene cruzados los idiomas por esta razón, porque le obligaron a aprenderlos porque eran lo mejor para él. El inglés es el futuro, recuerdo que me decían de pequeña. Sí, es cierto, pero para que en ese futuro me siguiera acordando del inglés tenía que aprenderlo bien, con alegría e ilusión, y no obligada. Mis padres lo debieron hacer muy bien, porque los idiomas siempre han sido algo muy importante para mí, con lo que he disfrutado muchísimo y que me ha enriquecido un montón. Recuerdo la cara que se les quedó a mis padres cuando les dije que, para mi carrera, quería elegir como primera lengua extranjera el francés y, como segunda, el ruso. ¿Eing? ¿Ruso? Pues sí, me encantó y disfruté muchísimo el proceso de aprenderlo desde cero. ¿Por qué? Por las profesoras que tuve, expertas con muchísima experiencia y con muchas ganas de enseñar. Y de enseñar bien, motivando a sus alumnos. En cambio, también tengo el recuerdo de alguna profesora del cole que me hizo coger un poco de manía al inglés durante algunos años, porque daba la clase sólo para cumplir, y punto. ¡Cómo se nota eso!

Cuando empecé mi aventura de WonderFUN, una de las cosas que me marqué como prioritarias fue el tipo de profesoras que quería que formaran parte de mi equipo. Además de que debían tener la formación necesaria para enseñar inglés a niños, soñaba con profes simpáticas, motivadoras, con un punto de “mamis” para nuestros pequeños, cariñosas, divertidas… con ganas de enseñar. Y me enorgullece muchísimo pensar que lo he conseguido, que todas las y los profes que tenemos, tanto las titulares como las colaboradoras más puntuales, son unas cracks. Unas cracks que enseñan con alegría y que tienen un feeling súper especial con sus alumnos.

Y funciona. Te aseguro que funciona y que los niños perciben que aprender con nosotras es divertido, motivante y útil. Conseguimos que el inglés sea algo importante y guay para ellos.

Así pues, tanto si eres profe, como educador en cualquier ámbito, como si “sólo” eres mamá o papá, recuerda siempre que si enseñas con alegría, poniéndote en la piel del niño y sin imponer nada, tu hijo (o alumno) lo agradecerá y aprenderá muchísimo mejor, sea lo que sea lo que tenga que aprender.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.